El fiscal general del Estado, Eduardo Torres-Dulce / EFE El fiscal general del Estado, Eduardo Torres-Dulce / EFE



Las presiones del PP a la Fiscalía para que actúe contra Artur Mas por el 9-N han sido explícitas, por ejemplo con Alicia Sánchez-Camacho apremiando a dar el paso y con un presidente catalán que parecía más complacido que asustado por esa posibilidad. Finalmente el fiscal general del Estado, Eduardo Torres-Dulce, ha dado instrucciones a la Fiscalía Superior de Cataluña para presentar querella por el proceso participativo del 9N, pero ha fracturado al organismo con esta decisión.

División interna
El fiscal superior catalán, José María Romero de Tejada, se ha opuesto a la querella "al no considerarlo procedente". Por este motivo, y ante esta discrepancia interna, Torres-Dulce ha convocado para el miércoles una junta de fiscales de sala con el fin de avalar su decisión de presentar la querella contra los responsables políticos de la consulta, que fue suspendida por el Tribunal Constitucional en dos ocasiones. Según un comunicado oficial del Ministerio Público, "el fiscal general del Estado considera que debe formularse querella ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, y así lo ha ordenado hoy", pero "el fiscal superior, José María Romero de Tejada, no lo considera procedente y así se lo ha comunicado a última hora de la tarde de hoy" a Torres-Dulce.

La Fiscalía catalana no ve base jurídica
Romero de Tejada convocó el pasado viernes a la Junta de Fiscales de la Fiscalía Superior de Cataluña y la mayoría de sus miembros se mostraron contrarios a la presentación de la querella al considerar que no existe base jurídica para ello. Dado que la semana pasada no concluyó su debate, la junta volvió a reunirse hoy y, de nuevo, ha expresado su oposición a que se presente una querella contra el presidente de Cataluña, Artur Mas, y otros responsables del gobierno catalán por supuestas responsabilidades penales en el proceso consultivo celebrado el pasado día 9 de noviembre.

Ahora se reunirá la Junta de Fiscales
A la vista de la oposición de la Fiscalía catalana para la presentación de la querella, y de la decisión adoptada en el mismo sentido por su máximo responsable, Torres-Dulce ha convocado la Junta de Fiscales de Sala en aplicación del artículo 27 del Estatuto Fiscal, que establece el trámite del Ministerio Público cuando existen discrepancia internas. Los fiscales catalanes siempre se han mostrado contrarios a la presentación de la querella del 9N desde que al día siguiente del proceso la Fiscalía General del Estado les remitió el borrador que había elaborado para la presentación de la querella de forma inmediata.

Una semana midiendo los pasos
Debido a la discrepancia tanto con el contenido de la querella como contra las autoridades contra las que iba dirigida, la Fiscalía Superior de Cataluña reclamó una reunión en Madrid para hablar el asunto. De esta forma, el pasado miércoles la cúpula de la Fiscalía General del Estado y de la de Cataluña se reunieron para limar sus diferencias respecto a las acusaciones de la querella que estaban ultimando contra el presidente de la Generalitat, Artur Mas, por las posibles responsabilidades penales derivadas del 9N. Entonces se interpretó que el fiscal general del Estado dejaba en manos de la Fiscalía catalana la decisión de la presentación de la querella, pero al día siguiente Torres-Dulce dejó claro que la decisión la adoptaría él en último lugar, tal y como ha hecho público definitivamente hoy.

El precedente de la destitución de Martínez Sol
La Fiscalía de Cataluña recibió hace unos días un primer borrador de querella, que se dirige contra el presidente catalán, Artur Mas, la vicepresidenta, Joana Ortega, la consellera de Educación, Irene Rigau, y el conseller de Interior, Ramon Espadaler, y propone acusarles de los delitos de prevaricación y desobediencia, entre otros. La decisión del fiscal superior catalán supone el segundo varapalo que Torres-Dulce recibe desde la Fiscalía de Cataluña en poco más de un año. José María Romero de Tejada fue propuesto para el cargo por el Fiscal General en julio de 2013 para sustituir a Martín Rodríguez Sol, quien dimitió unos meses antes tras una polémica por unas declaraciones en torno al proceso soberanista catalán. Romero de Tejada era precisamente teniente fiscal con Rodríguez Sol. Rodríguez Sol se vio forzado a dimitir el 5 de marzo del año pasado después de que la Fiscalía General le abriera un expediente para relevarlo tras haber defendido en una entrevista la legitimidad de una consulta al pueblo catalán, dentro de un marco legal.