La presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, no ha dado pistas de quién estuvo tras el espionaje en La Camarga, durante su encuentro con la exnovia de Jordi Pujol Ferrusola, Victoria Álvarez. En su comparecencia ante la comisión de investigación en el Parlament sobre el caso Pujol que se centra hoy en aquellos hechos, la dirigente popular ha dicho que fue “una grabación ilegal, con la que se vulneró un derecho fundamental y que alguien le interesó difundirlo".

Defiende que actuó dentro de la legalidad
Camacho ha dicho que el CD con la grabación de aquel encuentro que han podido escuchar hoy los diputados en la comisión, y que fue entregada por Jordi Pujol Ferrusola, fue "manipulada” y “editada".

La presidenta del PP catalán ha afirmado que "siempre he actuado de acuerdo a la legalidad. Mi comparecencia hoy en esta Cámara nada tiene que ver con el objetivo de la comisión, sólo trata tapar el origen de la fortuna millonaria de los Pujol y sus presuntas prácticas corruptas. Es una cortina de humo", ha denunciado.

No sabe quién estuvo tras la grabación
La presidenta del PP ha negado conocer quién encargó la grabación, aunque ha afirmado tener "ligeras de ideas de quién estuvo detrás" de la operación de espionaje y su posterior "difusión". El único delito que, según Camacho, queda por investigar por la vía penal.

Camacho ha asegurado desconocer la posibilidad de que el exsecretario de organización del PSC y diputado nacional José Zaragoza haya sido quien encargara la grabación, en respuesta a la diputada de la CUP Isabel Vallet, informa La Vanguardia.

Niega que supiera que estaba siendo grabada
La dirigente popular ha insistido en que no era consciente de que estaba siendo grabada."Si lo hubiera sabido, no habría hablado de temas personales, ni de policías, ni de fiscales, y no me hubiera referido a personas a las que tengo aprecio".

Algunos diputados le han recordado que en enero de 2014 se negó a comparecer ante la comisión de Afers Institucionals de la Cámara catalana y la diputada de CiU Meritxell Borràs la ha tildado de "manipuladora política" y le ha asegurado que la cinta era "para usted".

¿Por qué no denunció los posibles delitos?
Sánchez-Camacho ha justificado que no denunciara los hechos de presuntos delitos cometidos por Pujol Ferrusola que conoció en 2010 de María Victoria Álvarez porque sus abogados concluyeron que no había pruebas para asistir ante la justicia.

El papel de Moragas
La líder del PP catalán confirmó al responder a las preguntas del portavoz del PSC, Jordi Terrades, que fue el jefe de Gabinete de Mariano Rajoy, Jorge Moragas, quien le pidió en 2010 que se reuniera con María Victoria Álvarez porque tenía "buena formación académica" y quería colaborar con el partido.

Camacho ha explicado que primero mantuvo con Victoria una reunión en su despacho y que fue ahí donde conoció que había sido amante de Pujol Ferrusola. Moragas "tampoco tenía ni idea", añadió la dirigente popular. Entonces, acordaron el almuerzo en La Camarga, porque "Álvarez quería explicarme más cosas", apunto.

¿Por qué el acuerdo con Método 3?
Sobre por qué llegó a un acuerdo judicial con Método 3 y renunció a continuar con la vía penal, Sánchez-Camacho ha dicho que consideró "desproporcionadas" las posibles penas y estaba satisfecha por el hecho de que la sentencia señalara tanto que había existido "un allanamiento civil total a la parte demandada", como que la grabación había sido realizada por detectives de Método 3.