Pablo Iglesias ha descartado un pacto con el PSOE para las próximas elecciones generales porque, según ha dicho, los socialistas “están más cerca del PP” y “demuestran no sólo en España, también en Europa que no están por el cambio, sino por la continuidad”. Sobre la posibilidad de un acuerdo con otras fuerzas de la izquierda, el líder de Podemos ha defendido procesos de diálogo territoriales atendiendo a las peculiaridades de cada ciudad o región.

Lo que se decide
En una comparecencia ante los medios de comunicación, Pablo Iglesias ha dicho que Podemos “está en la recta final de un proceso” que espera concluya con la victoria en las elecciones generales, en las que se decide, a su juicio entre “que todo siga igual o que las cosas cambien”.

Iglesias ha asegurado que “todos reconocen” las cosas positivas que ha conseguido su partido en su corto tiempo de vida: “que se hable de regeneración política, que muchos se remanguen la camisa; que muchas instituciones del régimen del 78 se regeneren; que se hable de frenar los desahucios y de políticas sociales; que se hable de primarias abiertas a la ciudadanía, y hemos contribuido a que muchas ciudades tengan alcaldes y alcaldesas que hagan realidad el sueño del cambio político”.

“Estamos satisfechos, pero ahora toca intentar ganar”, ha dicho Pablo Iglesias al referirse a sus expectativas de cara a las generales.

Cataluña
Sobre Cataluña, Pablo Iglesias ha vuelto a expresar su apoyo “al derecho a decidir” y se ha comprometido a que si su partido tiene poder institucional, canalizará “los cauces para que los catalanes decidan. Lo dice alguien que no quiere que Cataluña se vaya”, ha subrayado el líder de Podemos, que ha mostrado su convencimiento de que su candidatura es “la única que puede ganar a Artur Mas”.

Pablo Iglesias, junto a Carolina Bescansa, Luis Alegre y otros dirigentes de su partido



Posibles pactos
Preguntado sobre posibles pactos con otras formaciones y, en particular, con Izquierda Unida, Pablo Iglesias ha vuelto a rechazar un acuerdo a nivel nacional con cualquier partido y se ha mostrado partidario de procesos de diálogo locales y regionales, porque “las realidades de cada ciudad es diferente”, con “sectores de la sociedad civil u otras fuerzas de diferentes sensibilidades políticas”.

“Podemos asume que tiene que estar, con la mano tendida en ámbitos locales y territoriales, con soluciones diferentes y nomenclaturas diferentes”, ha puntualizado Iglesias.

PSOE
Sobre un posible pacto con el PSOE, al que apunta el PP constantemente en su discurso del miedo, Pablo Iglesias lo ha descartado al afirmar que lo que ve “claramente es una alianza PP-PSOE” porque, en su opinión, ambos “trabajan impulsados por sectores muy poderosos” y porque ambos “tienen miedo al cambio”.

En cuanto a las encuestas, que reflejan una caída en intención de votos para Podemos, Pablo Iglesias ha dicho que las ve con la misma “cautela” que miraba las anteriores que marcaban el ascenso de su formación, pero ha añadido que tiene “una sospecha: si algunos estuvieran tan tranquilos, como dicen que están, no se hablaría tanto de Podemos. Sospecho que el PP y el PSOE están preocupados”.

Grecia
Iglesias ha tenido que responder, también, sobre Grecia, y ha dejado claro que no le ha gustado el tercer rescate, pero ha defendido la actuación de Alexis Tsipras, que a su juicio ha actuado "como un demócrata". Se ha mostrado convencido de que "los griegos darán su apoyo" al primer ministro griego. Sobre la expresión de la líder de Podemos en Andalucía de que a Tsipras le han temblado las piernas, Iglesias ha admitido que "cuando tienes que defender los intereses de tu país, te tiemblan las piernas".

"Han visto a un león, alguien que se ha dejado la piel, con todos en contra, un presidente que ha peleado con uñas y dientes", ha señalado Iglesias, que ha subrayado al ser preguntado sobre la posibilidad de que España y su partido se puedan ver en la misma tesitura que "Grecia no es España", porque "nuestro país "podría negociar en una posición más fuerte.

Películas, series y lectura en sus vacaciones
Sobre sus vacaciones, el líder de Podemos ha contado que las pasó “leyendo novelas y ensayos”, viendo películas “que tenía pendientes”, y series como  A dos metros bajo tierra, a la que, según ha afirmado, se ha “enganchado”.