La política internacional es complejísima. Los conflictos internacionales se multiplican, la globalización ha provocado que muchos países tengan incluso dos ministros de Exteriores, uno dedicado a viajar y otro que tiene que estar en el despacho, sin embargo el ministro de Asuntas Exteriores de Rajoy se ha dedicado a hablar fundamentalmente de dos temas: Cataluña y Gibraltar. En los dos asuntos desde que el Gobierna el PP las cosas han empeorado y en el tema catalán Margallo se ha caracterizado por representar a la línea dura del PP que tantos votos les da entre la extrema derecha. El ministro Margallo ha afirmado que el Gobierno baraja la posibilidad de "suspender la autonomía catalana" para evitar el referéndum del 9 de noviembre. Amenaza en el peor día posible.

Margallo y la línea dura
Cinco días después de la Diada, con una movilización independentista sin precedentes, y en el segundo y último día del debate catalán, el ministro de Exteriores 'admite' que una de las opciones que baraja el Gobierno es suspender la autonomía catalana para evitar la celebración del referéndum. Es una amenaza grave. Textualmente el Ministro ha dicho: "El Gobierno utilizará todos los medios a su alcance, absolutamente todos, incluido todo lo que haya que incluir".

Este martes se celebra la segunda jornada del debate de política general catalana, el equivalente al Debate del Estado de la Nación del Congreso de los Diputados. A esta hora el titular es que el líder de Esquerra, Oriol Junqueras, se ha ofrecido a entrar en el gobierno de CiU para blindar la consulta. Recordemos que al comienzo de la legislatura Mas ofreció gobierno de coalición a Esquerra y estos lo rechazaron.

¿Y después los tanques?
Al Partido Popular el anti catalanismo le ha dado muchos votos y para eso lo ha utilizado, sin pensar en las consecuencias para la unidad de España. La campaña del PP y de todos sus apoyos conservadores: financieros, mediáticos y judiciales contra la reforma del Estatut en 2007 alcanzó una virulencia inusitada: recogida de firma por toda España, boicot a los productos catalanes y toda una campaña de "Zapatero rompe España". Les dio resultados porque Zapatero se quedó a 8 diputados de la mayoría absoluta en 2008. Pero se hizo una jugada institucional mucho peor, el PP bloqueó la renovación del Tribunal Constitucional para mantener a sus jueces afines que, dos años después de expirar su mandato, destrozaron la reforma del Estatut que había sido aprobada por el Parlamento nacional, el autonómico y en referéndum por los catalanes. La humillación para el pueblo catalán fue que artículos que un Tribunal Constitucional no legítimo declaró legales artículos en los estatutos de Andalucía y Valencia que en el catalán declaraba inconstitucionales.

Gran parte de los votantes del PP reclaman 'mano dura' con Cataluña, la duda es si José Manuel García Margallo, amigo íntimo de Rajoy pero también Ministro de España, es consciente de los implica suspender la autonomía en un territorio. Es algo que la Legislación española solo contempla en casos gravísimos, en estados de excepción. Tras eso ¿qué es lo que haría el PP? ¿Enviar los tanques?