Los tres consellers de Unió abandonarán el Govern de la Generalitat que preside el convergente Artur Mas como un "paso atrás" ante el ultimátum de CDC para adherirse a la hoja de ruta independentista de cara al 27S, aunque UDC mantendrá la estabilidad parlamentaria y en los ayuntamientos catalanes.

La dirección de Unió ha finalizado una reunión que ha empezado pasadas las 14 horas para abordar el ultimátum de CDC para decidirse sobre si se suma a la hoja de ruta a favor de la independencia, que Convergència acordó con ERC y las entidades soberanistas de cara a un adelanto electoral el 27 de septiembre.

"Es por coherencia"
"La salida del Govern es por coherencia y no quiere romper la federación de CiU", ha subrayado en rueda de prensa el secretario general de UDC, Ramon Espadaler.
Espadaler ha asegurado que el presidente de la Generalitat y de CiU, Artur Mas, ya ha sido informado de la decisión "mayoritaria" de la dirección de Unió.

Ortega abandonará la política
Por su parte, la vicepresidenta catalana, Joana Ortega, abandonará la política una vez se materialice su salida del Govern. Así lo han asegurado a Efe fuentes próximas a Joana Ortega, también vicepresidenta del comité de gobierno de Unió, que dejará todos sus cargos y pasará a ser sólo una militante de base de UDC.

Consulta anticonstitucional
En este contexto, Ortega ha decidido abandonar la política y hay que recordar que ella es uno de los tres miembros del Govern que está siendo investigado por la Fiscalía por su participación en la consulta alternativa del 9N, declarado posteriormente inconstitucional por el TC.