El PSOE ha tomado un compromiso de 'regeneración democrática' que quiere empezar a aplicar en su propia casa. Pedro Sánchez ha 'alumbrado' toda una serie de compromisos a lo largo de una conferencia-coloquio celebrada este jueves en un hotel de Madrid. El secretario general socialista en su presentación inicial ha advertido que llevará sus propuestas a los demás partidos, pero que si otros no aceptan estos compromisos, "pediré a mi grupo parlamentario que lo apliquemos en primera persona".

"No se puede ser diputado a ratos libres"
Entre esas medidas destaca la obligación de que los parlamentarios del PSOE "desarrollen otras actividades privadas que no tienen que ver son sus responsabilidades políticas y parlamentarias". Un endurecimiento del régimen de incompatibilidades que tiene como fin conseguir que cada cargo tenga un sólo sueldo: "Un diputado no puede volver los jueves a su circusncripción y dedicarse a sus negocios en sus días libres, y mucho menos ser diputado en los ratos libres", ha sentenciado ¿Que acuden a tertulias políticas? ¿Que dan conferencias? Tendrán que hacerlo gratis.



En esta misma línea, Sánchez ha anunciado que exigirá que antes de la toma de posesión de sus cargos electos, los miembros del PSOE pidan una declaración de Hacienda "que acredite no tener deudas con el fisco".

Posteriormente, en el turno de preguntas se le ha preguntado si, por ejemplo, obligará a Felipe González a dejar su puesto como consejero de Gas Natural. Sánchez ha dicho que sus propuestas "no son leyes con efectos retroactivos", pero ha insistido en que con las medidas que propone "aspiro en 2015 a acabar con las puertas giratorias".

Dar protección a quienes han ocupado cargos de alta responsabilidad para evitar la 'puerta giratoria'
La corrupción ha ocupado buena parte de su intervención y de las preguntas que se le han dirigido. El caso del uso, presuntamente fraudulento, de tarjetas personales por consejeros de Cajamadrid de todos los partidos y también de los sindicatos, que habrían gasta 15.2 millones en gastos privados, ha llevado a Sánchez a advertir que "vamos a ser contundentes (en el PSOE), a abrir una investigación y pedir, uno, que devuelvan el dinero que hayan gastado, y dos, si ha habido uso fraudulento, expulsarles".

Eso sí, para Pedro Sánchez, el hecho de que se quiera acabar con 'las puertas giratorias' que llevan de cargos en la Administración a la empresa privada, y vuelta, "quienes han ocupado cargos como ser Presidente del Gobierno, o Presidente de Madrid deben estar cubiertos", por el Estado o por la Comunidad.

Hablaba del caso de Alberto Ruiz Gallardón, que ha pasado de inmediato del ministerio de Justicia al Consejo Consultivo de Madrid. El dirigente socialista sí ha añadido que considera que lo que "debe revisarse" es el hecho de que por ese empleo se reciba 85.000 euros anuales por asistir a una sola reunión a la semana. En la misma situación que Gallardón, y con ese sueldo vitalicio, se encuentra, también el expresidente madrileño Joaquín Leguina, que lo fue en representación del PSOE.

En el debate también se ha preguntado a Sánchez sobre Cataluña, sobre la que ha dicho que no tiene "miedo de que hable el pueblo.., pero sí a los atajos y a que no se cumpla la ley".

"Queremos ser un gobierno de izquierda y realista..., en eso discrepamos de Podemos"
Sobre Podemos, pregunta inevitable que le persigue allá donde va, y sobre posibles alianzas de grupos de izquierda, el secretario general del PSOE ha dicho que "acudiremos a las elecciones con nuestro proyecto, y no pensando en alianzas.., porque queremos ser alternativa de Gobierno". Y ha rematado con la que es su crítica más habitual a la agrupación de Pablo Iglesias: "Pero queremos ser un gobierno de izquierdas y realista, y en eso discrepamos de Podemos".

Al final del coloquio le han preguntado a Sánchez qué características considera que deben ser "las nucleares" en alguien que quiera ser presidente del Gobierno... Ha dudado, y como primera ocurrencia ha dicho que "hablar idiomas".., para después recordar el caso de una ciudadana, a la que ha llamado María, que a pesar de haber estudiado carrera, master y cumplir con todo lo que le ha pedido la sociedad no encuentra trabajo, para concluir que en su opinión "los requisitos que debe tener un candidato a dirigir el país son los requisitos que se le piden a un ciudadano de la calle.., y los idiomas es uno de ellos".