Nuevo escándalo en torno a Eladio Jareño, el director de RTVE en Cataluña. Por si no fuera poco con haber sido jefe de prensa de Alicia Sánchez-Camacho y censurar noticias sobre su exjefa, con aparecer en el Financial Times como uno de los responsables de la manipulación en TVE, o con haber sido uno de los directivos que asistió a la Final de Champions con la entrada pagada, ahora UGT ha descubierto que su contratación es ilegal y ha acudido hasta la Fiscalía Anticorrupción para resolver la situación.

El sindicato ha enviado una denuncia al departamento de Recursos Humanos, pero también la ha registrado ante la Fiscalía Anticorrupción y ha enviado copia a todos los grupos parlamentarios presentes en la Comisión de Control del Ente. En ella se detalla como la contratación de Jareño fue irregular por incumplir la Instrucción 1/2004 del Estatuto Interno de Directivos.

Indemnización de cinco años
Entre 2003 y 2004, Jareño fue director de TVE Cataluña y Delegado Territorial de RTVE Cataluña, y desde esa fecha hasta 2008 fue director de Programas Infantiles. Tras su marcha, se llevó una indemnización por cinco años de trabajo. Pero en la citada instrucción se señala, en su artículo decimoséptimo, sección cuarta, que "el Directivo indemnizado no podrá ser contratado de nuevo con tal carácter hasta trascurrido al menos el doble del tiempo tomado como base para fijar la correspondiente indemnización."

Hasta 2018
Es decir, que si se fue en 2008 con una indemnización de cinco años, no podría haber vuelto a RTVE hasta pasados diez años, en 2018, pero fue fichado a finales de 2014. Y, aunque la directiva fue derogada a principios de 2015, estaba vigente cuando se realizó su fichaje de nuevo. Sin embargo, RTVE ha asegurado en un comunicado que la contratación es legal, amparándose en un informe de la Abogacía del Estado que señala que la directiva "es un instrumento de fijación de directrices internas, que no crean derechos y obligaciones en el marco de la relación de trabajo" y que la superación del límite de tiempo previsto en su artículo 17.4 "no tiene consecuencia alguna sobre la validez y eficacia jurídica del contrato de alta dirección suscrito con Eladio Jareño".

Despido o devolución
La sección de UGT en la televisión pública ha exigido el cese "y por tanto el despido" de Jareño o, de lo contrario, que devuelva de manera "inmediata" parte de su indemnización recibida, para que las fechas puedan cuadrar. Además, el sindicato exige que "se depuren las responsabilidades correspondientes entre aquellos que realizaron este contrato saltándose las normas internas de RTVE, mediante la apertura de un expediente disciplinario".

Oscuridad y opacidad
Miguel Curieces, secretario general de la sección de UGT, ha lamentado que "la normativa se pueda modificar para los directivos y no para los trabajadores". "Es un poco lamentable que se nos exija un recorte de los salarios pero no haya problema para contratar a gente a la que ya se ha indemnizado", ha asegurado Curieces, para quien "frente a la transparencia y la ética que la sociedad exige a los estamentos públicos, RTVE sigue siendo oscura y opaca".