[[{"type":"media","view_mode":"media_large","fid":"26218","attributes":{"class":"media-image size-full wp-image-285032","typeof":"foaf:Image","style":"","width":"640","height":"427","alt":"Eladio Jare\u00f1o, nuevo director de TVE en Catalu\u00f1a."}}]] Eladio Jareño, nuevo director de TVE en Cataluña.



El exdirector de la agencia de detectives Método 3, Francisco Marco, señaló el pasado lunes durante su comparecencia en la comisión de investigación del Parlament que el espionaje de la conversación en el restaurante La Camarga entre Alicia Sánchez-Camacho y la expareja de Jordi Pujol Ferrusola procedía del entorno "personal" de la líder del PPC. La declaración de Marco señalando a Sánchez-Camacho la pudieron conocer los espectadores de casi todas las cadenas, excepto para quienes siguieran la conexión autonómica de los informativos de TVE en Cataluña. Únicamente apareció la versión de Sánchez-Camacho, presidenta del PP de Cataluña, en su comparecencia ante esa misma comisión.

El Consejo de Informativos habla de "censura"
El veto ha indignado a trabajadores de TVE desde donde se alerta que se había preparado una pieza completa que incluía la declaración de Marco pero fue bloqueada, y señalan directamente al director de RTVE en Cataluña, Eladio Jareño. ¿Y quién es Jareño? Pues juez y parte en este asunto, pues ha sido jefe de prensa de la propia Sánchez-Camacho. El Consejo de informativos de TVE habla directamente de "censura" y de "conflicto de intereses". Reclaman la destitución de Jareño "y la de los responsables de informativos del centro de Sant Cugat como autores de un acto de censura que contraviene las normas deontológicas del Estatuto de Información de RTVE".

Una elección que contraviene el Manual de estilo de RTVE
Así, el Consejo de Informativos recuerda que antes de incorporarse a la dirección catalana de RTVE "Jareño fue el coordinador de presidencia y comunicación del Partido Popular en Cataluña y una de las personas de máxima confianza de Alicia Sánchez-Camacho" por lo que su nombramiento ya supuso "un conflicto de intereses". Y alertan de que ese conflicto "perjudica directamente el deber de los profesionales de ofrecer una información rigurosa, neutral, imparcial, plural e independiente de cualquier grupo político, económico o de presión, como recoge el Manual de estilo de RTVE".