El listón de la zafiedad está cada vez más alto. Será difícil superar la marca de vulgaridad, estupidez y burdo sexismo lograda por una discoteca granadina a la que el Instituto Andaluz de la Mujer (IAM) ha denunciado ante el Observatorio de la Publicidad no Sexista por la cartelería difundida para anunciar una fiesta, en la que se usa a la mujer “como reclamo sexual para hacer negocio”. El cartel anuncia una “fiesta italiana” y en él puede leerse: ‘F**** ME. I’m Erasmus’ –'Fóllame, soy Erasmus'– junto a la imagen insinuante de una mujer. El local precisa que los hombres pagarán seis euros por la entrada con una consumición, mientras que las chicas entran gratis y tienen barra libre de tinto y cerveza. En declaraciones a Europa Press, la coordinadora provincial del IAM, Ana Belén Palomares, ha sostenido que este tipo de publicidad es lesiva para la mujer, pues es usada como reclamo sexual y atenta contra la igualdad. Por ello, su departamento ha decidido denunciarlo ante el Observatorio de la Publicidad no Sexista, que canaliza estas denuncias y se ponen en contacto con estas empresas para pedirles la retirada de la cartelería y darles instrumentos para hacer una publicidad llamativa y que cubra sus propósitos sin dañar la imagen de la mujer. Según detalla ‘Ideal’, que avanza este viernes la noticia, el pasado año el observatorio del IAM recibió 500 quejas por publicidad sexista que dejan normalmente a la mujer en una situación de desventaja y desprotección.