El secretario general del PSOE de Málaga, Miguel Ángel Heredia, ha considerado que la marcha de Esperanza Oña como alcaldesa de Fuengirola para centrarse en el Parlamento de Andalucía es un “portazo” a los fuengiroleños pero también al presidente del PP de Andalucía, Juan Manuel Moreno Bonilla, que hace apenas un mes la presentó como candidata a la Alcaldía del municipio para las próximas elecciones de mayo de 2015.

Huida al Parlamento
“Oña deja tirados a los fuengiroleños y empieza la carrera para conquistar el PP de Andalucía porque sabe de la debilidad de Moreno Bonilla. Antepone su carrera política a sus compromisos con los ciudadanos de Fuengirola. Coge la puerta siete meses antes de terminar el mandato y cuando ya había sido designada candidata por su formación. Huye al Parlamento donde esperará la caída de Moreno”, ha expuesto Heredia.

Incompatibilidades
El responsable socialista asegura que la decisión de la hasta hoy alcaldesa “rompe” con la estrategia que había seguido el PP de Andalucía después de que el Tribunal Constitucional avalara la ley andaluza aprobada en noviembre de 2011 que impide a los diputados autonómicos compatibilizar su tarea con cargos como el de alcalde, presidente de Diputación o Mancomunidad. “De los seis regidores que se encontraban en esas circunstancias, Oña es la única que ha decidido dejar la vida municipal y continuar en el Parlamento, dejando claro que su prioridad no es Fuengirola, sino que tiene otras aspiraciones”, apunta.

Amenaza para el futuro de Moreno Bonilla
“Cuando Moreno presentó a los candidatos de once municipios de más de 25.000 habitantes en la provincia de Málaga habló de un equipo de futuro. Un mes después, una de esas apuestas, una de esas perlas, como él mismo las denominó, amenaza su propio futuro como líder regional del PP”, ha concluido.