Está más que claro que no habrá sorpresas en la primera sesión de investidura de la candidata socialista Susana Díaz. Todos los grupos de la oposición votarán en contra a finales de este mes de abril o principios de mayo. La incógnita se abre a la hora de hacer quinielas sobre la posición que adoptarán en la siguiente sesión. Desde las filas socialistas no se prevé estar abocados a una nueva convocatoria electoral por lo que supondría de desgaste, especialmente para las fuerzas que no posibiliten la gobernabilidad.

¿Lapsus línguae o forma de expresarse?
Hoy el presidente del PP-A, Juan Manuel Moreno, podría haber cometido un lapsus línguae, el subconsciente le ha traicionado o simplemente puede haber sido una forma de expresar su negativa. Y es que Moreno Bonilla ha asegurado que su partido "no está en condiciones de facilitar la investidura por lo menos en la próxima sesión" ¿Esta frase final puede interpretarse como que podría abrir la puerta a cambiar su postura y abstenerse en la segunda sesión?

Estrategia electoralista de desgaste que podría beneficiar a Ciudadanos
Si así fuera estaría clara la estrategia electoralista del PP andaluz. Consistiría en erosionar ahora a los socialistas, hacerlos pasar por el desgaste del rechazo en la primera sesión de investidura para acabar absteniéndose en la segunda sesión. A los populares una nueva convocatoria electoral autonómica podría darle la estocada final. Nadie, y en especial su propio electorado, entendería que el PP, un partido de gobierno e "institucional", desestabilizara la política andaluza pudiendo evitarlo en una votación. La demanda de Moreno a Díaz para que respete las listas más votadas en los ayuntamientos se le volvería en contra suya y abriría una fuga de votos más amplia hacia Ciudadanos.

Pedro Sánchez pide apoyo a los partidos para la gobernabilidad
Estas declaraciones se producen justo en el día en que el líder federal del PSOE, Pedro Sánchez, ha pedido a las fuerzas políticas andaluzas, especialmente a Ciudadanos y a Podemos, que ayuden a Susana Díaz en la sesión de investidura y y faciliten de esta manera la gobernabilidad en la comunidad autónoma andaluza. De momento la respuesta a esta llamada ha venido de Podemos que ha contestado con un "no" sin paliativos.

Bronca en el Parlamento andaluz
Moreno ha calificado de "esperpéntico y bochornoso" lo sucedido ayer en la sesión de constitución de la Mesa del Parlamento. Piensa que lo sucedido "muestra la actitud que tiene Susana Díaz con respecto a su forma de gobernar". También ha recordado que tras las elecciones el PP le pidió a Díaz "diálogo, que aprendiera a escuchar, que buscara puntos de encuentro, y como única respuesta ha habido un portazo, imposición y soberbia en modo de una composición de la Mesa que en nada representa la realidad que salió del 22 de marzo".

"No va a aceptar la sumisión"
Ha subrayado que el PP "está para hacer oposición, porque es donde le han colocado los ciudadanos y que no va a aceptar la sumisión", que "una cosa es la oposición y otra la sumisión". "Si otros grupos quieren adoptar una posición de sumisión al poder, allá ellos y ya serán los ciudadanos los que los juzguen", pero el PP "desde el minuto uno va a hacer propuestas, va a construir y desde luego va a denunciar todo aquello que considere que no se está haciendo bien para el conjunto de los andaluces".

Una frase para la incógnita: "Por lo menos en la próxima sesión"
Además, ha indicado que "después del portazo, la imposición y el maltrato" que recibió ayer, no el PP, sino los 1.064.000 ciudadanos a los que representa, la formación "no está en condiciones de facilitar la investidura por lo menos en la próxima sesión.

Un "no" en la próxima sesión de investidura
"La señora Díaz tendrá un no del PP en la próxima sesión de investidura, porque no creemos en sus propuestas y recetas, es incapaz de buscar puntos de encuentro", ha puntualizado, recordando que hay una serie de cuestiones planteadas por su formación para que ello sea posible.