Juan Pablo Durán. Presidente del Parlamento Andaluz



El coordinador general de IU Andalucía, Antonio Maíllo, ha denunciado hoy que el presidente del Parlamento, Juan Pablo Durán, actúa más como "una terminal del PSOE" que como representante del poder legislativo con su resolución para tramitar proposiciones de ley, por lo que su formación la va a rechazar.

"Qué quiere ser de mayor"
Maíllo ha dicho en rueda de prensa que Durán debe decidir "qué quiere ser de mayor" y si opta por ser presidente del Parlamento, representante del poder legislativo y segunda autoridad de Andalucía, o "ser una terminal del PSOE" en la Cámara, aunque con su resolución cree "que está más en lo segundo que en lo primero". Ha asegurado que IU no va a legitimar "ninguna estrategia partidista" de un gobierno en minoría en el Parlamento, ni del PSOE, al que ha acusado de "limitar" a la Cámara y la labor de la oposición con acuerdos "unilaterales". "El PSOE quiere vivir en una ilusión y que el Parlamento sea una terminal del poder ejecutivo. Nosotros no lo vamos a aceptar", ha sostenido.

"Bloqueo" de las iniciativas de la oposición
Convencido de que el conflicto abierto con el "bloqueo" de las iniciativas de la oposición está vinculado a una decisión política, el líder de IU ha incidido en que la negativa de los miembros de la Mesa puede suponer un presunto delito de "prevaricación". "El presidente del Parlamento tiene la opción de cambiar la situación y rectificar o mantener los obstáculos a la oposición, pero no somos optimistas", ha subrayado.

Eliminar la "capacidad de veto" del Consejo de Gobierno
A la propuesta del presidente de la Cámara, el grupo de IU ha presentado, además, algunas iniciativas como incluir un informe de impacto de género en las proposiciones de ley de los grupos. No obstante, Maíllo ha destacado también la propuesta de que si el Gobierno andaluz hace un informe negativo de una iniciativa de la oposición esta decisión no puede impedir que se debata, es decir eliminar la "capacidad de veto" del Consejo de Gobierno. La propuesta del presidente del Parlamento -ha esgrimido- es un "globo sonda sin voluntad de encuentro ni acuerdo".