Los correos electrónicos y cartas que el ex presidente de la Junta José Antonio Griñán envió a la presidenta Susana Díaz, muestran la integridad, honradez y compromiso con sus ideas y su partido del hasta ayer senador. Ahora se ha podido conocer que su disposición a dimitir y desbrozar el camino al PSOE, su partido, fue siempre total.

Se ofreció a irse tras declarar en el Supremo, en Abril
Y es que tan sólo un día después de declarar en el Tribunal Supremo por el caso de los ERE fraudulentos, escribió a Susana Díaz ofreciendo su abandono de la Cámara Baja aunque ello implicara su desaforamiento. Un ex presidente que como se verá en los siguientes documentos no tiene ningún apego al poder y que al final de una misiva solo le pide a la líder de su partido en Andalucía algo tan simple y trivial como "de vez en cuando, un cafetito".

Los andaluces antes que su situación personal
Un Griñán tranquilo y reflexivo, convencido de su inocencia pero preocupado por los intereses de los andaluces y el parón institucional, envió un correo a Susana Díaz con fecha 10 de abril. Ahí, en un gesto que le honra, Griñán le ofrecía a su secretaria general el acta de senador que ostentaba. Griñán no quería ser un estorbo y eso lo refleja en le texto siguiente: "Me siento mal pero no lo suficiente para saber que mi ego no puede estar por encima de la necesidad colectiva".

Renunciar a su acta de senador
Tras el dejar su acta de senador, se ha conocido que el 10 de abril, Griñán comunicó a Susana Díaz su intención de renunciar a su escaño en el Senado, y lo hizo en un correo en el que Griñán se expresaba de esta manera

Correo del 10 de abril de 2015, 9:29

"Querida Susana: Te envío, en archivo adjunto, una carta personal. Creo que te mereces este gesto y que yo también merezco la oportunidad de tomar esta iniciativa. Me gustaría que la carta pudiera difundirse hoy mismo por dos razones: Porque quiero que se vea que mi decisión es inmediatamente posterior a mi comparecencia en sede judicial y porque este fin de semana los cronistas de los domingos, de no conocerse mi decisión, llenarían páginas con el tema de la renuncia sí o la renuncia no, y el lunes podría parecer que había tomado la decisión por la presión mediática. No sabes el dolor que siento de verme en este trance 45 años de servicio presidido por la honestidad pública y el servicio al interés general. Me siento mal pero no lo suficiente para saber que mi ego no puede estar por encima de la necesidad colectiva. Así que solo me queda desearte mucha suerte y de vez en cuando tomar un cafetito. Cuidate. Besos"




Carta a Susana Díaz
También recogemos el contenido de la carta que Griñán enviaba a la presidenta:
Sevilla, 10 de abril de 2015 "Querida secretaria general, amiga Susana: Hace casi dos años, fuiste la primera en saber que iba a renunciar a la presidencia de la Junta de Andalucía y a la secretaría general del PSOE-A, para no perjudicar ni a Andalucía, ni a mi partido, por el escándalo de los eres. Recordarás que en la rueda de prensa en que anuncié públicamente mi dimisión y que preparamos juntos dije lo siguiente:




“Hay un profundo deterioro de la actividad política. Tan urgente como salir de la crisis es recuperar el prestigio de las instituciones y de la política. Y no tengo duda alguna de que en el deterioro de la política han influido de forma manifiesta todos los escándalos de corrupción. El caso de los ERE es un asunto de gravedad, del que no se puede pasar página con ligereza. Por eso, desde la Administración andaluza hemos tratado siempre, y en todo momento, de colaborar con la justicia y aportar lo que está en nuestra mano para esclarecer los hechos, para que se restituya el dinero detraído indebidamente y para que paguen los culpables. Pero resulta imposible obviar que este escándalo ha dañado la imagen de la Junta de Andalucía, ha supuesto un gravísimo obstáculo para ejercer la acción política desde la normalidad y, sobre todo, ha supuesto una ofensa gravísima para tantas y tantas personas que pasan privaciones. Tampoco se puede negar que, de manera indebida, y también tengo que decir que profundamente injusta, el punto de mira de quienes han utilizado políticamente el caso estaba apuntando directamente hacia mí, hacia la figura del presidente de la Junta de Andalucía. En consecuencia, he considerado necesaria mi renuncia para sacar a Andalucía y a la presidencia de la Junta de Andalucía de un debate que está siendo un obstáculo para luchar contra la crisis, tarea en las que tienen que estar puestos ahora mismo todos los esfuerzos. Aun sabiendo que con la renuncia estás respondiendo con una decisión que parece dar la razón a quienes no la tienen, es bueno dar el paso atrás y esperar a la reparación que sin duda habrá de llegar y que pondrá a cada uno en su sitio”.


Tuviste entonces el coraje de asumir la responsabilidad del relevo y lo hiciste con los resultados que todos conocemos.


En las últimas semanas, me has dado tu confianza y me has hecho saber, en distintas ocasiones, tu deseo de que continuara en el Senado, al menos hasta que concluyera, en otoño, la actual legislatura, al no haber sido imputado de delito alguno. Es algo que te agradezco. Sin embargo, los acontecimientos, que hacen casi siempre que la razón política prevalezca sobre la justicia de las decisiones, me impulsan a tomar de nuevo otra decisión personal y política.


Tienes ahora que formar gobierno. Es no solo importante hacerlo sino urgente. Parece, sin embargo, que contar con catorce escaños por encima de la siguiente fuerza política con mayor presencia en el Parlamento no es suficiente para algunos. Poco puedo hacer yo para cambiar las cosas, pero sí quiero que ese poco esté a tu disposición y a la de nuestro partido.


A pesar de tus deseos, quiero pedirte que no me renovéis en el cargo de senador, en el próximo pleno que ha de tomar la decisión. Lo hago después de haber tenido la oportunidad de declarar voluntariamente en sede judicial. Que no me renovéis ni siquiera para los seis meses que restan de legislatura, porque no quiero servir de excusa para quienes, como he dicho, las buscan en cualquier circunstancia para así no tener que explicar su posición política.


Estoy a punto de cumplir sesenta y nueve años y me siento orgulloso de mis 45 años de ejercicio como servidor público, de mi militancia en el partido y de la generosidad que han tenido cuantos confiaron en mí, señaladamente Felipe González y Manolo Chaves. Tengo también muchas esperanzas en el futuro de Andalucía contigo al frente. Con mi decisión solo pretendo ofrecerte hoy lo poco en lo que yo puedo colaborar para que pronto puedas estar formando gobierno. Te deseo, como siempre, lo mejor.
Un abrazo, Pepe Griñán"



Correo del 8 de junio de 2015, 14:35
Ante la situación de bloqueo al que la oposición estaba sometiendo a la presidenta de la Junta de Andalucía, y viendo como una de las condiciones que exigían, Ciudadanos y Podemos, era la de la dimisión de los expresidentes, Griñán de nuevo, el 8 de junio, se dirige vía correo electrónico a Susana Díaz manifestándole su disposición absoluta e incondicionada a renunciar a su acta de senador.
"Querida Presidenta y secretaria general del PSOE-A:
Al inicio de la nueva ronda de conversaciones que has abierto de cara a tu investidura como presidenta de la Junta de Andalucía, quiero volver a manifestarte mi disposición absoluta, e incondicionada, a renunciar a mi escaño en el Senado, en el momento que juzgues conveniente y antes aun de que se produzca la elección de senadores por la Comunidad Autónoma en la actual legislatura.

Lo hago con independencia del resultado de la investigación que se está llevando a efecto en el Tribunal Supremo y con el único propósito de no hacer de mi permanencia en el Senado una razón que pudiera suponer un obstáculo para la investidura que ganaste en las urnas.

Puedes hacer uso de este propósito que ya conocías y de esta carta que ahora te renuevo por correo electrónico. Espero y confío en que en el futuro inmediato sea posible que Andalucía cuente con un gobierno del partido que obtuvo tan amplia victoria el pasado 22 de marzo.
Un abrazo".
José A. Griñán Martínez

Desapego al cargo
Misivas y correos electrónicos que muestran a las claras un alto sentido de la responsabilidad de Griñán, su desapego al cargo y su abierta y decidida disponibilidad para facilitar el acceso de su amiga y compañera, Susana Díaz, a la presidencia del Gobierno andaluz y de esa manera no perjudicar los intereses de la ciudadanía andaluza.