Hay un malestar interno en el seno de la judicatura andaluza con Mercedes Alaya y se nota. La actitud de no colaboración de la magistrada, y como ha podido conocer ELPLURAL.COM, muy especialmente las críticas vertidas por ella contra la nueva titular, le están granjeando enemistades y malas relaciones. Ante el inicio de una especie de guerra sucia contra la nueva titular, María Núñez, el TSJA por boca de su máximo responsable a reaccionado.

Mensajes desde el TSJA a Alaya
Este se ha podido detectar nítidamente en el tono de las declaraciones del presidente del TSJA, Lorenzo del Río, quien ha considerado hoy que lo "ideal", tras el cambio de titular en el Juzgado de Instrucción 6 de Sevilla que instruye la causa de los ERE, es que hubiera "la mayor colaboración" posible para agilizar el proceso y evitar así los "efectos perversos" de las macrocausas.

Problema viene por destino solicitado por Alaya
En declaraciones a RNE en Granada, Del Río ha considerado que el "problema" que hay en ese juzgado "deviene porque una persona voluntariamente y en uso legítimo de sus expectativas -la juez Mercedes Alaya- ha decidido cambiar de juzgado, y por tanto ceder la jurisdicción plena y exclusiva que tenía, y ha llegado otra persona a ese juzgado -la juez María Núñez- también por antigüedad". Y lo que debe hacer el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, ha dicho, es abstraerse "de posibles intereses, de cuál es mejor y cuál no debe ser mejor", porque lo que hay es "una persona que ha decidido salir del juzgado y otra que ha llegado".

Pide más sintonía y colaboración
"A partir de ahí, la preocupación de la sala de gobierno es que no se ralenticen los procedimientos complicados, complejos y mediáticos" que instruye el citado órgano judicial. Pero partiendo de la premisa, ha agregado, "de que hay una nueva titular y unas posibilidades de refuerzo de ese juzgado, pero en sintonía, en colaboración, como hasta ahora siempre se ha hecho". Del Río ha admitido que tras el cambio de titular "ha salido a relucir una falta de sintonía o de colaboración" que tendrán que valorar, ha dicho, los órganos de gobierno.

Mayor colaboración
"Lo ideal sería siempre en estos casos la mayor colaboración, aprovechar el trabajo y conocimiento que tiene la anterior titular, pero insisto, tenemos una nueva titular que ha llegado por todos los mecanismos legales y correctamente a un juzgado y una anterior que, también utilizando esos mismos mecanismos legales y por antigüedad, ha pedido un destino distinto", ha reflexionado. El presidente del alto tribunal andaluz ha incidido no obstante en que el procedimiento "nunca se ha paralizado", entre otras cuestiones porque en el Juzgado de Instrucción 6 de Sevilla sigue trabajando otro juez comisionado, y prueba de ello, ha dicho, es que se han ido produciendo declaraciones, providencias y resoluciones de las que se ha ido informando al alto tribunal andaluz.

Choque de trenes en los juzgados sevillanos entre las dos juezas. EFE



Sobre la división en piezas
Se ha referido a la fórmula de la división de piezas para considerar que se trata de una "decisión jurisdiccional que hay que respetar", aunque "otra persona no tenía la misma opinión". La pretensión con esta fórmula, ha indicado, es agilizar el procedimiento para ver si "a corto plazo" pueden ir celebrándose los juicios, que es "lo que desea ver la sociedad". En su opinión, la responsabilidad de la instructora es intentar buscar, junto con el Ministerio Fiscal y las partes, "un buen instrumento procesal que permita dividir sin perjudicar derechos" para poder agilizar los procedimientos y evitar así los "efectos perversos" de las macrocausas, como reflexionó el Tribunal Supremo (TS) en una reciente sentencia del caso Malaya, ha recordado.

Con esos "efectos perversos" se refiere del Río a las dificultades que conllevaría "cerrar juicios que pueden durar dos años" o a "dilaciones indebidas" que puedan afectar a personas "a lo mejor tangencialmente responsables" pero a las que se obligue a estar expuestas mucho tiempo.