Susana Díaz, presidenta de la Junta, ha cerrado hoy el Debate del estado de la Comunidad tras dos días de intenso enfrentamiento entre las dos fuerzas mayoritarias en Andalucía, PSOE y PP. Mientras la socialista ha presentado proyectos para la creación de empleo, medidas contra la corrupción y propuestas concretas para poner en marcha, en cambio los populares, fieles a la línea fracasada anteriormente por Javier Arenas y Juan Ignacio Zoido, se han instalado en la crítica fácil y en la descalificación.

Un líder del PP fuera del hemiciclo
Una cosa ha dejado claro este debate parlamentario y es la enorme dificultad que para el PP andaluz significa tener a su máximo dirigente fuera del hemiciclo y siguiendo los debates por plasma como su lídr nacional, Mariano Rajoy, afronta las ruedas de prensa. Esa dificultad añadida a su falta de liderazgo y desconocimiento social de su persona, plantea serios problemas de comunicación ens ituaciones como esta de grande acontecimientos políticos e informativos.

PP a Díaz:"Para ser decente no hay que ser roja"A ello hay que añadir el cambio de última hora del portavoz habitual del grupo parlamentario del PP-A, Carlos rojas, por la nueva secretaria general, Loles López Gabarra, a la que Moreno Bonilla hizo debutar dando visibles muestras de nerviosismo y generando sin duda, algo de malestar entre los partidarios del ex alcalde de Motril a quien se le ha hurtado los minutos de gloria ganados a pulso para intervenir en el Debate del estado de la Comunidad. Lo más destacable de le intervención de la alcaldesa de Valverde del Camino fue la frase que le espetó a la presidenta: "para ser decente no hay que ser roja"

Mario Jiménez hace sangre en la bancada del PP
Antes del turno de cierre de la presidenta, esta ha sido arropada brillantemente por el portavoz socialista, Mario Jiménez, quien un lenguaje incisivo e inmisericorde con el PP ha señalado los agravios de Rajoy y el intento del Gobierno central de "asfixiar" a Andalucía. Ha hecho daño en la bancada popular cuando se ha referido a la "ausencia de oposición y de liderazgo " del Partido Popular en Andalucía, en alusión directa a Juan Manuel Moreno, al que ha calificado de por su "sumiso, torpe, ridículo y frivolo". El onuebense ha residenciado la causa de los ataques desde Madrid en una "razón espuria e interesada" como es sortear la "crisis profunda del PP-A después de 30 años de dura oposición".

Tono duro de la presidenta
Susana Díaz quien ayer hizo se dedicó a hacer propuestas y a anunciar medidas, hoy en cambio ha tenido una dura intervención de cierre ha hablado de agresiones y castigos a la autonomía andaluza por parte del Gobierno central. Ha vuelto a criticar la financiación autonómica que llevará a los tribunales. También ha subrayado algo que repite en distintas ocasiones y es que todo obedece a una estrategia del PP para que no se visualice "que es posible otra forma de gobernar" desde la izquierda.

La época de Aznar
La presidenta ha comparado la actual situación con la negra etapa de José María Aznar al frente del Gobierno central y sus malas relaciones con Andalucía. Para ello no ha dudado en calificar como "trampa" los recortes en la financiación y ha advertido con tono y rostro muy serio: “Levantaré la voz donde haga falta contra este atropello a Andalucía".