Es tal situación de precariedad que con la excusa de la crisis se está generando en el mercado laboral, que los sindicatos ya no solo se movilizan por la aspiración clásica de que los desempleados sean ocupados y que se creen puestos de trabajo para acabar con la lacra del paro. La reforma laboral, la desidia del gobierno central, cuando no complacencia, y la picardía -o desvergüenza- de determinados empresarios, está haciendo que no solo se consolide sino que además se extienda una nueva lamentable clasificación social, la del que no ocupa un trabajo "decente" por los elementos de precariedad laboral que rodean a muchos trabajadores en sus pésimas circunstancian de horarios, categorías y remuenraciones de su trabajo. Desgraciadamente, "gracias a la avaricia de unos pocos y la complicidad de otros, tener un empleo no garantiza salir de la pobreza". Es lo que se comienza a denominarse como trabajo precario o tal vez mejor expresado trabajo "indecente".

Concentración por el Trabajo Decente
Ante ello los sindicatos de clase en Andalucía, CCOO y UGT, han convocado protestas en todas las capitales andaluzas. Dichas movilziaciones se llevarán a cabo los días 7 y 8 de octubre. Hoy la Secretaria General de UGT Málaga, Auxiliadora Jiménez, y su homólogo el Secretario General de CCOO Málaga, Antonio Herrera, han realizado ante los medios de comunicación unos de estos llamamientos regionales pero en este caso, al conjunto de la clase trabajadora malagueña para concentrarse por el Trabajo Decente, el próximo miércoles 7 de octubre a las 12:00 horas, C/ San Lorenzo, Sede Confederación de Empresarios.

Entrada en la pobreza y la desigualdad
Auxi Jiménez señaló “que la precariedad y los bajos salarios no suponen la salida a la crisis, sino la entrada en la pobreza y la desigualdad. Una situación propiciada además por el Gobierno del Partido Popular que con sus políticas de recortes, con su reforma laboral y con su menosprecio del sistema de relaciones laborales y del papel que los trabajadores y sus representantes deben jugar en él, no solo no nos está sacando de la crisis, por más propaganda que hagan, sino que nos hunden más en ella”.

"La avaricia de unos pocos y la complicidad de otros"
Jiménez subrayó “que en nuestra provincia, nos encontramos ahora mismo con casi 246.000 parados según EPA y una tasa de paro de cerca del 30% casi ocho puntos más que a nivel nacional, y 87.000 hogares con todos sus miembros en paro. Pero no solo hablamos de desempleo. Es que, lamentablemente, y gracias a la avaricia de unos pocos y la complicidad de otros, tener un empleo no garantiza salir de la pobreza: ya que de todos los contratos realizados desde enero hasta agosto de este año (448.196) menos del 4% (16.643) eran indefinidos y de estos el 32% eran a jornada parcial (4.085) y el 12% (2037) fijos discontinuos. Es decir, que del total de contratos celebrados se enero a agosto, trabajo más o menos decente (sin entrar en condiciones laborales y salariales, sólo atendiendo a contratación) son sólo 9.000 de 448.196”.

Altísimos porcentajes de subempleo
La Secretaria General de UGT Málaga, asimismo indicó “que de los 115.00 trabajadores a tiempo parcial, más del 70% se trata de subempleo (no desean ese tipo de contrato) o que, del total de los contratos eventuales por circunstancias de la producción, el 68% son por periodos inferiores al mes y sólo un 2% son por períodos superiores a seis meses. Y por sir fuera poco, el 45% de estos contratos son a tiempo parcial. Y ahí estamos, con miles de malagueños y malagueños atrapados en un círculo vicioso de ocupaciones de baja productividad y bajos salarios”.

Cotas de desigualdad en aumento
Jiménez señaló “que el 42,64% de los asalariados malagueños tiene percepciones menores SMI, junto a esto, incidir en el endurecimiento de las condiciones laborales: la jornada laboral es más larga y si hubiera evolucionado como en Europa habría supuesto un mayor reparto del trabajo, pero a este Gobierno solo le ha interesado dar mayor flexibilidad al empresario. Al final los datos estadísticos son sólo números, pero tienen realidades detrás. Realidades que reflejan que más allá de propagandas y consignas –y ahora en pleno período electoral escucharemos muchas de ambas- que, como he señalado anteriormente, ni hemos salido de la crisis, ni, desde luego, hemos dejado atrás la pobreza. Al contrario, la avaricia de unos pocos está llevando a unas cotas de desigualdad cada día en aumento. El porcentaje de población en riesgo de pobreza aumentó un 22.2% frente al 20% del año anterior, para los menores de 16 años la tasa se situó en un 30%, casi ocho puntos superior a la del resto de la población”.

Cambio de rumbo
La Secretaria General de UGT Málaga subrayó que desde UGT y CCOO hacemos un llamamiento al conjunto de trabajadores y trabajadoras en activo o no para exigir un cambio de rumbo que permita un recuperación económica real y una distribución justa de la riqueza: no puede ser que la salida de la crisis sean sólo para unos pocos mientras que el sufrimiento haya recaído en la mayoría. El crecimiento económico no será sostenible si se basa en condiciones de trabajo pobres e inseguras, en salarios devaluados, en la desigualdad y la pobreza. El empleo, los derechos, la protección social… no sólo garantizan el crecimiento, también la cohesión y el futuro en paz de una sociedad. No existe democracia real sin basarse en la justicia y la equidad.

Recogida de firmas
Por último Jiménez presentó la ILP que se inicia al objeto de establecer una prestación de ingresos mínimos: desde ambas organizaciones comenzamos una recogida de firmas con el objetivo de llevar dicha Iniciativa legislativa popular al parlamento. Pretendemos paliar el desastre y el sufrimiento que ha generado la crisis y la nefasta gestión que se ha hecho de ella. Hablamos de dos millones de personas en todo el país que serían beneficiarios y de una cuantía de 426 euros mensuales incrementables según el número de miembros de la unidad familiar”.

Concentración el 7 de octubre
Y finalmente la Secretaría General reiteró ”que el próximo día 7 de octubre saldremos a la calle para exigir y para reivindicar, y recogeremos firmas en estos meses. Porque la política tiene que estar al servicio de los ciudadanos, de la personas, y desde luego, los malagueños y malagueñas no vamos a permitir otra cosa. Y si es verdad que, como dice el PP estamos saliendo de la crisis, queremos verlo traducido en empleo y en protección social. Porque ya no nos creemos más cuentos”.