Leequid

La ciencia lo confirma: la música nos une

0
Vie, 9 Feb 2018

Quizá uno de los grandes problemas de la Humanidad sea la falta de compresión. Si ya es difícil entender al otro cuando habla nuestro mismo idioma y tiene nuestras mismas costumbres, mucho más complicado parece cuando además habla con un lenguaje que no entendemos o nos equivocamos al interpretar sus hábitos y forma de comportarse.

Canciones de cuna y de baile

Sin embargo, sí hay un lenguaje igual para todos los humanos. Curiosamente el primer lenguaje que se creó: la música. Algo que puede parecer evidente cuando en cualquier país una canción en inglés llega al número uno, ahora la ciencia viene a corroborarlo.

[Ver: Si la música hace que se te ponga la piel de gallina, eres especial]

Según un estudio publicado en la revista Current Biology las canciones vocales más sencillas, aquellas que utilizamos para acunar a un bebé, bailar o expresar amor se parecen mucho entre ellas, independientemente de la cultura en la que se crearon.

El estudio se centró en exponer a varias personas a diferentes canciones de este tipo y pedirles que las definieran, que expresaran en qué momento y para qué situación consideraban que las canciones estaban compuestas.

El resultado de aciertos de los sujetos de estudio fue sorprendente, aunque las canciones pertenecían a culturas muy distintas a ellos. Incluso con muestras de tan solo 14 segundos, los aciertos seguían siendo muy altos.

[Ver: La música nos permite hablar mejor]

Canciones del Neolítico

Y no solo la música establece una conexión entre culturas contemporáneas. También viaja a través del tiempo. Algunas de las canciones que se mostraron a los sujetos del estudio eran composiciones algunas con casi 10.000 años de antigüedad.

 

[Ver:  Estudiar música en la infancia mejora el cerebro adulto]

 

Y un último dato. De todas las músicas que se escucharon las que más fácilmente se identificaron fueron las canciones de baile y las nanas.

Los patrones de música de baile, rápida, alegre y cambiante, y los de las canciones cuna, suaves, relajadas y uniformes, se mantienen a los largo del tiempo y de las diferentes culturas, haciéndolas familiares para personas que están muy lejos tanto en el tiempo como en la distancia.

 

Leer ahora: 

La música en directo nos hace más felices