Leequid

Recargar el coche eléctrico en casa y de noche, lo más barato

0
Vie, 8 Jul 2016

Recargar el coche eléctrico en casa y con la tarifa nocturna. Esta es la opción económicamente más rentable para los usuarios de los vehículos de esta naturaleza, de acuerdo con un estudio realizado por investigadores de Tecnalia y la Universidad del País Vasco (UPV/EHU).

Carlos Madina, Inmaculada Zamora y Eduardo Zabala son los tres especialistas que han realizado esta evaluación, cuyo informe se titula "Methodology for assessing electric vehicle charging infrastructure business models" (Metodología para la evaluación de los modelos de negocio de infraestructuras de recarga de vehículos eléctricos) y se ha publicado en la revista Energy Policy.

Ha motivado el estudio el incremento en el uso del vehículo eléctrico (aunque en España apenas representa el 0,3 % del total de los turismos vendidos en 2015, mientras que en Holanda su cuota del mercado es del 9,6 %, y en Noruega, del 23 %,), sobre las ventajas de recargar el vehículo eléctrico en dos modalidades, carga lenta y rápida, y en tres emplazamientos cada una: la casa del usuario en el caso de la lenta, y las electrolineras los centros comerciales y los aparcamientos urbanos en el caso de la rápida.

El mejor precio, en casa

Los investigadores de Tecnalia y la UPV/EHU deducen que el mejor precio se conseguirá conectando el vehículo por la noche en casa, aprovechando las tarifas nocturnas. Esto sumado, por supuesto, a la comodidad que supone hacerlo en casa. Por su parte, la recarga en autopistas permitiría aumentar la autonomía del coche en muy poco tiempo (menos de media hora), con lo cual se podrían realizar trayectos más largos que los 100-150 kilómetros de autonomía que tiene actualmente un vehículo eléctrico convencional. Eso sí, es más cara tanto para el usuario como para el propietario del poste, pues el precio que pagaría el cliente dependería del uso de la infraestructura de recarga. Hablamos de unos 10 euros por cargar el vehículo para hacer 100 kilómetros.

La carga en puntos de interés como centros comerciales o aparcamientos urbanos, según la investigación, permite aumentar la autonomía del coche a precios más bajos. Unos 5 euros darían para unos 70 kilómetros de autonomía, en unas dos horas.