La Guardia Civil ha trasladado a Ana Julia Quezada Cruz, la pareja del padre de Gabriel Cruz detenida como presunta autora de la muerte del niño de 8 años, a la finca de la localidad nijareña de Rodalquilar en la que ocultó al menor y en la que se está llevando a cabo un registro.

La mujer, que fue sorprendida en Vícar (Almería) este domingo con el cuerpo del niño desaparecido el 27 de febrero en Las Hortichuelas de Níjar (Almería) oculto en su maletero, ha llegado a la propiedad de la familia del padre del menor pasadas las tres de la tarde tras varias horas de trabajos sobre la zona.

Desde primera hora de la mañana, miembros de la Policía Científica se encuentran sobre el terreno y el entorno ha sido acordonado para evitar el paso de los numerosos medios que se encuentran en la zona próxima a la finca.

Los agentes de la Policía Científica y la Policía Judicial trabajan junto a los investigadores en la finca, con el apoyo además de los perros del Servicio Cinológico de la Guardia Civil.
La autopsia realizada al cadáver de 
Gabriel Cruz ha desvelado que murió estrangulado el mismo día de su desaparición, el pasado 27 de febrero, han indicado a Efe fuentes de la investigación.

Las investigaciones apuntan a que actuó sola

La principal hipótesis con la que trabajan los investigadores es que la sospechosa de la muerte del pequeño, la pareja sentimental del padre de la víctima, actuó sola.

Así lo han indicado fuentes de la investigación, que han precisado que, de todos modos, todas las hipótesis permanecen abiertas, incluido el móvil que pudo llevar a Quezada a acabar con la vida de Gabriel.

La declaración de la mujer será clave para reconstruir la secuencia de los hechos, que comenzaron el 27 de febrero cuando, al parecer, el niño salió de la casa de la abuela paterna para ir a jugar con sus primos. Precisamente, en la casa solo estaban la abuela y Quezada.

Hay que recordar que fue Quezada la que encontró una camiseta del niño días después de la desaparición, prácticamente seca -cuando había llovido sin parar durante varias jornadas-, encima de un arbusto y en una zona que ya había sido rastreada. Un hallazgo que centró un poco más las sospechas de los agentes, que ayer detuvieron en Vícar (Almería) a esta mujer cuando trasladaba el cuerpo sin vida de Gabriel en el maletero de su coche.