Mediaset España y la productora Mandarina siguen inmersas en la renovación de Las Mañanas de Cuatro, tras la salida de Jesús Cintora el pasado 27 de marzo por presiones políticas. Con la Semana Santa como tiempo de reflexión ya pasada, el grupo mediático debe decidir si mantiene al sustituto de Cintora, Javier Ruiz, como presentador definitivo y de qué manera cambia el programa para que su objetivo sea “informar, que no de formar, a los espectadores a través de un pluralismo con el que dar voz a absolutamente todas las opiniones políticas”, como la propia compañía dijo en un comunicado tras la decisión.

Mediaset también tiene en cuenta la fuerte campaña surgida en las redes sociales tras su decisión, de un marcado carácter político, y que reunió numerosas críticas y llamadas al boicot bajo las etiquetas #YoNoVeoM4 o #MEDIAnoscensuraSET. También en Change.org se inició una campaña para pedir la re-admisión del periodista que ya cuenta con más de 90.000 firmas. Sin embargo, desde el departamento de Comunicación de Mediaset aseguran a ELPLURAL.COM que de momento "no hay tomada ninguna decisión oficial" sobre el futuro de Cintora, pero aseguran que en cuanto exista se comunicará oficialmente.

Los pocos cambios ya iniciados en el programa son la inclusión de nuevos colaboradores o la realización de spots publicitarios, algo nuevo para este programa, y en los que se anuncia la visita de Pedro Sánchez (PSOE) y Albert Rivera (Ciudadanos) durante esta semana.

Muy atentos a las audiencias
Desde Mediaset también siguen al detalle los resultados de audiencias que va teniendo el matinal con respecto a su principal competidor, Al Rojo Vivo.

Uno de los grandes logros de Jesús Cintora al frente de Las Mañanas de Cuatro había sido llevarlas al primer puesto de espectadores en su franja horaria con una buena distancia frente al programa de La Sexta. El día anterior a la destitución de su presentador, el programa había obtenido un 12,8% de share, muy superior a la media de la cadena del día (7,1%), situando su récord el 27 de octubre de 2014, día que superó el millón de espectadores con un 16,4% de cuota de pantalla por su cobertura sobre el destape de la Operación Púnica.

El primer día de Las Mañanas de Cuatro sin Cintora, el programa obtuvo un 13,2% frente al 11,7% de Al Rojo Vivo. Solo tres días después, la distancia se había reducido a sólo 9 décimas.

En sus últimos programas, a pesar de tener en cuenta que fueron durante la Semana Santa, las audiencias de ambos programas fueron prácticamente idénticas. Al rojo vivo ganó el Martes Santo por una décima mientras en el miércoles estuvieron empatados. El Jueves Santo, Las mañanas de Cuatro volvió a ponerse en cabeza con medio punto de distancia.