El ex presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero ha aceptado el encargo de ser "invitado especial para el acompañamiento internacional para las Elecciones Parlamentarias" que se celebrarán en Venezuela el próximo 6 de diciembre, según ha anunciado el Gobierno de ese país. Con la denominación "invitado especial para el acompañamiento internacional" Venezuela designa al principal observador internacional de los comicios que este año revisten una importancia transcendental para el futuro del país latinoamericano. El nombramiento de Zapatero tiene el consenso generalizado de las principales fuerzas políticas venezolanas.

Con consenso de la oposición
Según ha podido saber ELPLURAL.COM, la designación de Zapatero como principal observador internacional cuenta con el visto bueno de la oposición, algo especialmente relevante dado las pésimas relaciones entre el partido del Gobierno y los grupos opositores. En estas Elecciones Parlamentarias de la Asamblea Nacional de la República Bolivariana de Venezuela se renovarán todos los escaños (165), cuyos nuevos parlamentarios serán elegidos por un mandato de cinco años (2016-2021).
En Venezuela el proceso electoral está supervisado por el Consejo Nacional Electoral, un organismo constitucional y no meramente administrativo como en España, cuya presidenta es Tibisay Lucena. La designación de Rodríguez Zapatero se ha realizado de conformidad con el artículos 481 del reglamento general de la Ley orgánica de Procesos Electorales de ese país.

Informado el Gobierno español
Los contactos de diversos dirigentes políticos venezolanos con el Presidente Zapatero se han llevado a cabo con la máxima discreción, así mismo el ex Presidente ha mantenido informado al Gobierno de España a través del Ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo. Rodríguez Zapatero se desplazará a Venezuela el próximo 1 de diciembre, se alojará en la sede de la embajada de España y contará con apoyo diplomático de la misma.

El Consejo Nacional Electoral de Venezuela ha destacado la relevancia de que un ex Presidente español tenga una papel significativo en un proceso electoral de su país.