Sin duda, todavía queda mucho por saber del entramado que rodeaba al PP de Valencia hasta hace bien poco, o para ser más exactos, hasta que la UCO (Unidad Central Operativa de la Guardia Civil) decidió iniciar los registros y detenciones bajo el nombre de Operación Taula.

Como suele suceder en todos los casos de supuesta corrupción que tienen que ver con los 'populares', da la impresión de todo está atado y bien atado, pero el último golpe de efecto de la investigación de llamar a declarar en calidad de investigados (antes imputados) o testigos a concejales, ex ediles, militantes, etc, ha roto muchos esquemas.

Rita Barberá
En los episodios de corrupción política es complicado llegar a la cúspide, porque suele coincidir con la punta del triángulo, es decir, los máximos dirigentes del partido en el ámbito que corresponda ¿Qué ocurre entonces con Rita Barberá?

Según informa este sábado 'El Mundo', las pesquisas de los investigadores apuntan a que la cima del PP valenciano, la ex alcaldesa de la capital del Turia, Rita Barberá “estaba al corriente de todos los métodos de blanqueo de su equipo”.

1.000 euros por cabeza
La clave se encuentra en el mencionado 'golpe maestro' de llamar a quienes de forma directa podrían haber participado en el lavado del dinero procedente de la adjudicación de obra pública y destinado a financiar cuestiones relacionadas con el partido, como campañas electorales. Por esas donaciones de 1.000 euros por cabeza que luego recuperaban, presuntamente, en sobres, pueden haberse metido en un buen lío.

Y a la vista de los acontecimientos, ellos, esos 'pequeños blanqueadores' pueden conducir a la joya de la corona, porque según señala el rotativo hoy, este particular método de limpieza viene de muchos años atrás, pero “fue en 2015, ante un escenario incierto, cuando los miembros de la presunta trama habrían exigido el dinero con retorno a todo el personal que trabajaba en el grupo municipal”.

Al final, las prisas no son buenas consejeras a la vista de cómo se ha desarrollado la investigación.

De Salom a García Fuster
'El Mundo' dice que Luis Salom, asesor de la concejala Beatriz Simón y contestatario en las redes del PP valenciano habría reconocido ser él quien propuso blanquear en El Corte Inglés porque “allí aceptan billetes de 500 euros”. Aunque se niegue, Salom se ha ganado en estos años de actividad continua en Twitter, por ejemplo, los elogios de Rita Barberá quien aparece de nuevo en medio de esta trama junto a otro nombre, el de Mari Carmen García Fuster.

Con una hoja de servicio de más de 25 años al lado de la ex alcaldesa, ejerciendo las labores de secretaria del grupo municipal, señalan desde el periódico que dirige David Jiménez citando a fuentes del partido, “en sus manos estaban las cuentas del grupo 'popular', las mismas desde donde salía el dinero para las campañas electorales de la alcaldesa”, con quien, por cierto “despachaba” practicamente todos los días.

A tenor de esto último y de los últimos movimientos de los investigadores, parece que el círculo sobre Rita Barberá se va cerrando.