Hace una semana el presidente de la Xunta de Galicia, el popular Alberto Núñez Feijóo, sorprendió con su propuesta de que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, fuera embajador vitalicio del Camino de Santiago por "ser un gallego por nacimiento, convicción y acción". El anuncio estuvo plagado de loas al líder agradeciéndole entre otras cosas que veraneara en su tierra natal. La figura del "embajador vitalicio" del Camino fue creada por el propio Gobierno de Feijóo en octubre de 2013 para "distinguir a personas físicas o jurídicas que hayan destacado por su promoción de este itinerario cultural europeo".

Rajoy se lo piensa pero ya quiere ejercer
Hasta ahora han sido nombrados con esta distinción figuras institucionales como el rey Felipe VI -cuando era heredero- o una figura que despierta tanta simpatía como el seleccionador nacional de fútbol, Vicente del Bosque. Rajoy dijo que se ponía "a la orden" de Feijóo y que se lo pensaría, sin embargo su elección no gustó a todo el mundo.



El reconocimiento llegaba además después de las bromas sobre las extrañas caminatas de Rajoy.



Denuncias de tramos en mal estado
El presidente ya pretende ejercer de "embajador" este domingo escoltando durante un tramo del Camino a la canciller alemana, Angela Merkel, durante su reunión Santiago de Compostela. La cita ha sido aprovechada por las asociaciones que buscan preservar este patrimonio para alertar de que éste va más allá de una foto puntual y hay tramos en mal estado. Como ha recogido LaSexta, desde la Asociación Amigos del Camino de Santiago apuntan: "Luego resulta que vas a las instituciones y no están donde tienen que estar en ciertos momentos. Al más responsable de ellas no es el más adecuado para hacerle embajador". Otros caminantes invitan al presidente a ganarse su título a base de kilómetros.

Lo que hagan Merkel y Rajoy mientras caminan juntos también ha levantado suspicacias.