La herencia económica recibida por el alcalde socialista de Torremolinos tras más de veinte años de gobierno del PP fue de casi 200 millones de euros, todo un regalo envenenado que ha hipotecado en buena parte la gestión municipal de estos tres años del nuevo gobierno local. Más de veinte años de gobiernos populares en los que destacaban la opacidad del ex alcalde popular, Pedro Fernández Montes. Tras su renuncia a continuar como miembro de la Corporación, por no querer ser concejal de la oposición, no solo silenció este aspecto de la deuda que entregaba al nuevo equipo sino que además la redujo a dígitos mucho menores y presumía de una gestión económica eficaz.

Una deuda dos veces el presupuesto anual
Nada más lejos de la realidad como después revelaron auditorías e informes técnicos. La deuda real a comienzos de este mandato municipal era de 198 millones, algo que el actual alcalde intenta reducir paulatinamente así como saldar con entes que impedían el acceso a ayudas tales como la deuda con la Tesorería de la Seguridad Social (60 millonesde euros), Agencia Tributaria (más de 4 millones), Diputación (3 millones). Hay deudas que ahora también se afrontan quee enfrentaba a administraciones tal como la contraída con el Ayuntamiento de Málaga (24 millones de euros). Un dato ilustra la maltrecha situación de las arcas municipales y es que la deuda heredada supera a dos años del presupuesto municipal.

Pagos fuera de presupuesto tapados
Pero además de la deuda, poco a poco se van destapando aspectos que dejan al PP y a su largo mandato como el partido del caos y del gasto sin control y arbitrario. Ahora ha sido el propio Ayuntamiento de Torremolinos quien, tras analizar la Cuenta General 2016, ha descubierto que en en la etapa del PP gobernante se tapaban pagos extrapresupuestarios que superan los 20 millones de euros. Este importe correspondería a los gastos que el equipo de gobierno del Partido Popular realizaba sin control alguno y cuya práctica se remonta al menos hasta el año 1998. Ahora corresponderá al pleno aprobar la cuenta general para su fiscalización por la Cámara de Cuentas y el Tribunal de Cuentas. La vertiente de la economía municipal ahora comienza a cambiar ya que este mismo documento arroja un resultado presupuestario positivo de 18,2 millones durante el 2016, que corresponde al primer año de gestión socialista.

Trucos contables
En palabras de
 la concejala de Economía y Hacienda, Maribel Tocón, "cabe destacar, que en 2007, año electoral, "el Partido Popular cambió de buenas a primeras el concepto de 'pago a cobros pendientes', y para que las cuentas no se cerrasen con signo negativo se optó por incluir como valor positivo 13,3 millones cuando realmente eran gastos. Esto es sin duda un fraude democrático de un partido que quiso presentarse a las elecciones vendiendo la imagen de buenos gestores, cuando en realidad eran unas cuentas trucadas", ha resaltado Tocón.

Enjuages contables en las empresas públicas
Además de la cantidad maquillada, la Cuenta General ha puesto de manifiesto el procedimiento habitual del PP con las empresas municipales, a las que en el presupuesto anual adjudicaba una cantidad menor de la que realmente necesitaba, para posteriormente realizar unas aportaciones aproximadas a los 7 millones de euros de forma extrapresupuestaria y así aumentar las partidas que les interesaban sabiendo que de una forma legal no podrían hacerlo.

Estos datos que arroja la Cuenta General del 2016 "vuelven a poner encima de la mesa la nefasta gestión económica del Partido Popular en Torremolinos, y que pese a que los 20,2 millones de euros destapados tras la revisión de dicha cuenta ya se han pagado, siguen dando problemas a los vecinos del municipio tras dos décadas sin control económico. Por suerte, las próximas cuentas que se estudien serán las del 2017 y esas sí que reflejarán una imagen fiel gracias al continuo control y asesoramiento legal al que se ha sometido el actual gobierno para que la ciudadanía pueda estar tranquila con la gestión de su dinero", ha asegurado la titular de Hacienda (en la foto).

Forma de proceder irregular e inmoral

Desde el equipo de Gobierno se ha enviado un aviso a navegantes advirtiendo de que "aquellos que quieren evitar esta fiscalización serán quienes se opongan a la aprobación de las cuentas municipales porque destapa una forma de proceder irregular y además inmoral, por lo que querrán seguir ocultando la verdad a todos los vecinos y vecinas de Torremolinos".