Bauzá en una guardería



Sus Consejeros compiten entre si para ver quien presenta a su superior jerárquico los mayores recortes. El de Sanidad, sin duda, es su discípulo más aventajado y no hay día que no anuncie el cierre de hospitales, plantas y servicios con el consiguiente despido de centenares de empleados pÚblicos.


José Ramón Bauzá además le encanta subirse a la tribuna para alardear de ser un defensor de la austeridad en el gasto público. Un ejemplo de rigor presupuestario y de la reducción del déficit. Sigue a pie de la letra lo que su Mariano le sugiere que haga.

Pero el caso es que la austeridad que tanto predica y alardea poco se compadece con el gasto que ha supuesto su último viaje de capricho con comitiva y Consejero de Educación incluido.

Durante dos días a gastos pagados y movilizando a embajadores, consejeros, y personal variopinto destinados en Suiza, no se  le ha ocurrido nada mejor que darse una vuelta por el país de Heidi y abuelo para conocer de cerca " el módulo de formación profesional implantado en los colegios de Suiza y visitar centros e institutos plurilingües en las ciudades suizas de Berna y Friburgo para ver el funcionamiento y la aplicación de estos estudios en las empresas ".

Cuentan los cronistas oficiales y de pago que el austero Presidente genovés y su comitiva retornaron encantados a Baleares para inmediatamente después seguir recortando servicios públicos, incluidos aquellos que tanta admiración les causaron en su viaje al país alpino.