Estos días Isabel Díaz Ayuso y sus socios de Ciudadanos, junto a su patrocinadores mediáticos y empresariales, celebran sin excesivo entusiasmo, el primer aniversario desde que firmaran el acuerdo que les permite gobernar la Comunidad de Madrid con el visto bueno de Vox.

Son conscientes que tienen por delante un futuro incierto marcado por unos primeros meses sin pena ni gloria, incapaces de aprobar una sola ley y dedicados básicamente a promocionar las ocurrencias de la Presidenta y a perpetrar cientos de nombramientos de amigos, amigotes y familiares para ocupar altos cargos y personal de confianza.

Y si el balance ya de por si era pobre desde marzo de este año, con la trágica aparición del coronavirus, su acción de gobierno se ha paralizado mientras las preguntas sin respuesta se multiplican sobre dónde comienzan y acaban sus responsabilidades políticas, morales y judiciales. 

Con este triste balance y con dos Comisiones de Investigación en marcha, una sobre Avalmadrid y otra sobre el Covid19 y las residencias de mayoresla coalición PP-CS está herida de muerte y en particular, la figura de Isabel Díaz Ayuso

Desde hace años seguimos ampliando y documentando su oscura biografía no oficial, explicando a nuestros lectores quienes son sus colaboradores y como ha ido conformando su propio clan, sin olvidarnos de seleccionar y publicar sus múltiples disparates y salidas de tono. Para ello y por ella no hemos ahorrado tiempo ni dedicación.  

Y en esta dirección se enmarca esta nueva entrega dedicada a desenmascarar a una genovesa carente de formación y con nula experiencia para gestionar la Comunidad de Madrid y en particular, como ha quedado acreditado, incapaz de afrontar una crisis como la que ha provocado el coronavirus.

En esta ocasión hemos optado por agrupar 4 asuntos, tanto de su pasado como de su presente. A lo largo de estos años cada uno de ellos lo hemos ido tratando por separado. Hoy hemos creído oportuno juntarlos en un mismo articulo para de esta manera los lectores se hagan una idea de las consecuencias que tiene que alguien como Díaz Ayuso esté instalada en la Casa de Correo de la Puerta del Sol de Madrid. Vamos a ello.

Caso Púnica. A poco más de un mes de que se cierre la instrucción, hemos vuelto a revisar el sumario para recordar las fuertes y notorias vinculaciones que existen entre Ayuso y un buen número de investigados. Son numerosos los indicios que acreditan que la actual Presidenta tuvo un papel significativo en esta trama de corrupción y en particular en su PS10 que trata de las relaciones de Alejandro de Pedro, el denominado conseguidor, con dirigentes del PP de Madrid para con dinero público favorecer sus reputaciones y sus respectivas imágenes on line. Sobre sus relaciones con los hermanos De Pedro y en particular su amistad personal con Alejandro se han encontrado numerosas conversaciones a través de whatsapps y sms que denotan unos altos niveles de complicidad y compadreo. A esta relación hay que añadir que son también numerosos los testigos e investigados que aseguran que su papel fue determinante para introducir a su amigo Alex en los circuitos de poder del PP madrileño. Desde Borja Sarasola, (ex Consejero de Aguirre y González), pasando por Francisco Granados, (Secretario General del PP de Madrid y ex Vicepresidente y Consejero de la CM) hasta Isabel Gallego (DG de Medios de Comunicación de Esperanza Aguirre) hay coincidencia que sin el papel central de Ayuso es imposible entender los contratos de reputación que fueron abonados a las empresas de De Pedro.

Caso Aval Madrid.  En junio del 2019 se van conociendo diversas informaciones sobre presuntas irregularidades cometidas por Aval Madrid (Sociedad de Garantía Recíproca donde el Gobierno Regional de la Comunidad de Madrid posee el 31,07% del accionariado de la misma como Socio Protector de la entidad), en relación a un crédito-aval concedido al grupo de empresas MC Infortécnica SL por importe de 400.000 euros. Los accionistas de la empresa son cuatro matrimonios, entre ellos, los padres de Isabel Díaz Ayuso. A partir de estas primeras noticias se van sucediendo otras muchas en las que se desprende que la actual presidenta de la CM pudo cometer, al menos, un delito de alzamiento de bienes y otro de tráfico de influencias tras recibir de sus padres en donación un piso en el centro de Madrid a fin de evitar su embargo como consecuencia del impago del crédito aval. En octubre del 2019 se constituyó en la Asamblea de Madrid una Comisión de Investigación sobre las presuntas irregularidades y trato de favor en la concesión y posterior seguimiento financiero de las operaciones realizadas de préstamo, crédito o avales por parte de Aval Madrid SGR desde el año 2007 al año 2018. Se está pendiente que, tras la paralización de la Asamblea consecuencia del coronavirus, se retomen en breve las comparecencias previstas más la de Eva Piera Rojoex vocal del Consejo de Administración de Avalmadrid SGR de 2008 a 2011 y ex Viceconsejera de Economía, Comercio y Consumo y Juan Manuel Santos Suárez, ex presidente y miembro del Comité de Morosidad en 2012, de Avalmadrid, SGR. En estos dos últimos casos para verificar si faltaron a la verdad en su primera comparecencia.

Gestión residencias de mayores durante el coronavirus. A la espera de los trabajos que vayan desarrollándose en la Comisión de Investigación creada en la Asamblea de Madrid el pasado 6 de julio sobre“la situación provocada por el COVID-19 en los centros residenciales de personas mayores de la Comunidad de Madrid y la gestión que hizo el Gobierno regional de la misma durante los meses de febrero a junio de 2020”, la situación de Ayuso, tanto política como judicialmente, es ciertamente incierta. Los mas interesados podéis consultar este enlace donde hemos ido reuniendo información y documentos sobre lo que realmente ha ocurrido durante la pandemia en estos centros que ha provocado el fallecimiento de miles de personas mayores en muchos casos sin asistencia médica ni hospitalaria.  Mención especial merece el caso de las residencias ubicadas en el municipio de Alcorcón y que ha supuesto un gravísimo conflicto judicial entre el TSJCM y el Gobierno de Ayuso

Room Mate y el apartahotel amigo. Bajo un sospechoso secretismo y tras varias semanas después de “autoconfinarse”, se conoció por los medios de comunicación que el sitio elegido para alojarse durante su aislamiento eran dos apartahoteles de lujo pertenecientes al grupo empresarial de Enrique Sarasola. A trancas y barrancas, se fue sabiendo que el precio acordado era una verdadera ganga para la Presidenta Ayuso, muy por debajo de los fijados para este tipo de establecimientos. Simultáneamente y con el mismo secretismo que su estancia, se fueron publicando noticias que apuntaban que el citado empresario habría obtenido contratos de la CM. La propia Ayuso se vio obligada a salir al paso anunciando que los apartahoteles los pagaría de su bolsillo y que los supuestos contratos formaban parte de un turbio asunto que se comprometió a investigar. En estos momentos, semanas después de esas declaraciones, no hay soporte que acredite que efectivamente fue Ayuso quien se hizo cargo de los gastos que generó su estancia en esos apartahoteles, como tampoco hay información de la anunciada investigación interna. Aquí se pueden consultar este sainete con documentos, contratos y denuncias incluidas.  

Como más de uno puede pensar y con razón, hemos dejado fuera otros asuntos que aunque, sin duda, merecerían ser incluidos junto a estos 4 casos, finalmente, han sido excluidos por razones de espacio. Es el caso de la manifestación del 8M y el empeño personal de Ayuso de manipularla hasta que finalmente fue archivado; la fiesta mitin convocada por ella misma y para mayor gloria duys con motivo del cierre del IFEMA; los millones de euros gastados sin orden ni concierto que claramente han beneficiado a un selecto número de empresarios o su frívola decisión de contratar los servicios de Telepizza y Rodilla para familias con problemas económicos y con niños en edad escolar.

En próximas entregas los iremos recordando e integrando en nuestras crónicas.