Quien iba a decir que la polémica Ley Mordaza se podría volver contra los taurinos. El Ayuntamiento de Coria podría enfrentarse a una sanción de hasta 30.000 euros por fusilar al toro Guapetón durante las pasadas fiestas de los Sanjuanes, según ha informado el partido animalista PACMA, que el pasado 17 de julio denunció los hechos ante la Guardia Civil.

Cabe recordar que 'Guapetón' fue abatido de un disparo de escopeta en la cabeza, efectuado por un vecino en la calle "sin ninguna medida de seguridad, delante de la Policía Local y con conocimiento del gobierno municipal", así como rodeado de vecinos, según recoge PACMA en una nota de prensa y como puede comprobarse en el siguiente vídeo.


"Hora y media de agonía"
Así se lo ha notificado la Guardia Civil al Partido Animalista, que el 17 de julio denunció que "tras una hora y media de agonía, 'Guapetón' fue abatido de un disparo en plena calle, a ojos de decenas de vecinos allí presentes y de forma ilegal".


El uso de un arma en un espectáculo público supone una infracción grave del artículo 36.12 de la Ley Orgánica 4/2015 de Protección de la Seguridad Ciudadana, conocida como Ley Mordaza, así como los artículos 146.2 y 149.1 de la misma.

A tiros contra el toro
Esta práctica es "un reflejo más del despropósito" que supone una fiesta en la que desde 2009 se permite que "un vecino porte en público un arma de fuego y la dispare contra un animal en presencia de la Policía Local y avalado por el Ayuntamiento, sin ningún control veterinario más que para certificar la muerte del toro, a pesar de que la fiesta está declarada de Interés Turístico Nacional", según PACMA.

Se trata de la segunda denuncia que se presenta en relación a este festejo, ya que en 2009 se estimó la denuncia del Partido Animalista para prohibir disparar 'soplillos' al toro, un tipo de dardos que los vecinos tiraban contra el animal, "clavándose en su piel hasta cubrirlo por completo. Desde entonces, el toro es abatido de un disparo en plena calle", indica PACMA.

El Partido Animalista valora "positivamente" esta sanción, que podría sentar "un importante precedente" para acabar con el Toro de Coria. PACMA apuesta por unas fiestas sin maltrato animal, en las que se sustituya la muerte de animales por alternativas de ocio éticas.

Sorpresa en el PP
Lo más curioso es que a quien ha pillado más por sorpresa es a los representantes del PP, el partido que en solitario aprobó la Ley Mordaza. La teniente de alcalde, Almudena Domingo, asegura que “el toro va en nuestro ADN” y se muestra sorprendida por el veredicto de la Guardia Civil. La Delegación del Gobierno en Extremadura tampoco puede creérselo: “Los festejos se celebraron con total normalidad, según recogen las ordenanzas y con todas las autorizaciones correspondientes”, asegura Cristina Herrera, representante del Ejecutivo de Rajoy en la comunidad. “El cazador tenía todos los permisos. Nosotros estamos muy tranquilos porque esto no va a llegar a ningún sitio”, ha señalado a El País el alcalde de Coria, José Manuel García (PP), quien insiste en que un delegado gubernativo —“que es un guardia civil”— estuvo presente durante los hechos y no levantó ningún acta con incidencias. “Además, no es una acción nueva, lo hacemos así desde hace años”, apostilla el primer edil.