El presidente del PP de la Diputación de Toledo, el pluriempleado Arturo García-Tizón, rebautizado por el PSOE como “El Baltar de La Mancha” en alusión a sus más que cuestionables procesos de talleres de empleo, o “enchufismo de allegados” para la oposición, vuelve de nuevo a la palestra informativa al protagonizar una “nueva cacicada”, según denuncia a ELPLURAL.COM el presidente del Grupo Socialista en la corporación provincial, Fernando Muñoz, que muestra su incredulidad ante la última pasada del también diputado nacional y presidente de la Comisión Constitucional del Congreso, como es abrir las puertas de las dependencias públicas de la Diputación para que los invitados al “bodorrio” privado del alcalde del PP de la localidad toledana de Seseña,



, pudieran aparcar mientras que el anfitrión contraía matrimonio en la vecina iglesia de Santa Leocadia de la capital.

Todo el PP en pleno, presente en el “bodorrio”
Y es que García-Tizón cree a estas alturas que la Diputación es de su propiedad a tenor de los últimos estrambóticos y millonarios proyectos que lleva a cabo. En este sentido, el PSOE volverá a pedir explicaciones al presidente de la Diputación por la decisión de permitir que un acto privado, como es el enlace del citado alcalde, utilizara dependencias públicas y personal adscrito al organismo oficial, con el consiguiente gasto que conlleva vigilar y aparcar los vehículos de los invitados a ese “bodorrio”, en el que se dio cita todo el PP regional en pleno, encabezado por María Dolores Cospedal, parte de su Consejo de Gobierno, presidente de las Cortes, delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha, parlamentarios, alcaldes y diputados regionales, compañeros de escaño del alcalde, además, cómo no, del propio García-Tizón y del séquito que suele acompañarle en sus desplazamientos por la provincia.

El mismo derecho para todos los novios
Ante esta situación el PSOE toledano lo tiene claro: Si un alcalde del PP utiliza un aparcamiento público para sus amigos e invitados, que todos los novios de la ciudad puedan utilizar las mismas dependencias cuando vayan a contraer matrimonio en esa iglesia donde, precisamente, los aparcamientos brillan por su ausencia. Aún es más, Fernando Muñoz pide a García-Tizón que reclame al citado Carlos Velázquez los gastos derivados de la utilización de estas dependencias, cuando a tan solo unos pocos metros existen unos remontes mecánicos que conducen a un gran aparcamiento donde, claro, hay que pagar.



“Ya puestos un paseo en calesa”
El portavoz socialista ironizaba en conversación con este periódico y, aprovechando los últimos proyectos faraónicos del presidente de la Diputación, sugería a García-Tizón “que ya puestos le debería haber regalado también un paseo en calesa de época tirada por caballos, o una visita guiada para ver los lobos de El Borril, o, por qué no, una vuelta en barco a Ciudad de Vascos”. Sarcasmos a parte, Muñoz lamenta que con la que está cayendo “estemos asistiendo a situaciones tan bochornosas”.

El alcalde de los 4.000 euros al mes
Eso sí, el alcalde de Seseña tiene dinero para pagar de su bolsillo los gastos de la utilización del aparcamiento de la Diputación. Y es que cuando se trata de euros, Carlos Velázquez hace lo que sea para ganar un duro, como por ejemplo renunciar a su sueldo de alcalde y volver a liberarse cuando Cospedal decidió dejar a los diputados regionales sin asignación mensual, solo a base de dietas. Rápidamente, el regidor del PP no dudó en modificar su régimen de liberaciones y dedicaciones “en base a su interés económico”, según PSOE e IU, que cuantificaron su sueldo mensual (entre el Ayuntamiento y las Cortes de Castilla-La Mancha) en algo más de 4.000 euros al mes.