"Yo me cago en Dios y me sobra mierda para cagarme en el dogma de la santidad y virginidad de la Virgen María”. Estas fueron las palabras que este mes de marzo volvieron a situar al actor Guillermo Toledo en el centro de la polémica.

Todo ello después de que el Juzgado de Instrucción número 11 de Madrid abriera diligencias previas contra el actor en un procedimiento que se inició a partir de una denuncia formulada por la Asociación de Abogados Cristianos. 

Toledo reta a la Justicia
"Desde aquí, comunicar a los sicarios del régimen borbónico franquista español que no tengo la más mínima intención de perder un sólo segundo de mi vida en presentarme ante sus ilustrísimas", señaló el actor. A través de su muro de Facebook Toledo no sólo anunciaba su intención de no comparecer ante el juez en la vista fijada para el próximo 18 de abril, sino que también retaba a los que él denomina como “sicarios del régimen borbónico franquista español”.

"Comunicar que, en el caso de que, ante mi no comparecencia, decidan ustedes cursar una orden de búsqueda y captura contra mi persona, yo les ahorro la 'busca': estaré los días 19, 20, 21 y 22 de abril en el Teatre Lliure de Gràcia, en Barcelona, entre las 19:00 y las 22:30. A partir de esa fecha, me encontrarán ustedes en mi domicilio habitual de Madrid, que ustedes conocen de sobra pues es el mismo lugar al que enviaron a sus chiquitos a detenerme la última vez".

De nuevo noticia
De este modo, Willy Toledo volvía a convertirse en noticia. Una vez más, lo hacía no por sus dotes interpretativas, sino por sus declaraciones. Lo cierto es que desde hace años, sus opiniones en redes sociales le han ocasionada no pocos disgustos al actor que antaño protagonizó algunas películas tan taquilleras como ‘El otro lado de la cama’ o ‘La Lengua de las mariposas’.

Acostumbrado a cargar contra todo y contra todos, hace tiempo que el actor ya no distingue entre izquierda y derecha, ‘caverna mediática’ o medios de comunicación progresistas, dictadura o democracia. Un día su verborrea va dirigida contra el PP, y al día siguiente contra Podemos.

Toledo ha llegado a acusar a Manuela Carmena de "vivir de las rentas" de la matanza de Atocha. Sabina, Podemos, Sopena, el difunto Botín… son otras de las ‘victimas’ que ha ido dejando en Twitter, la red social en la que el actor incluso frivolizó sobre la matanza de París.

Son tantas los damnificados que Toledo ha ido acumulando que muy pocos salieron en su defensa cuando la Asociación de Abogados Cristianos le denunció. Ningún intelectual, artista o periodista alzó demasiado la voz ante la apertura de un procedimiento que vuelve a reabrir el debate sobre los límites de la libertad de expresión.

Y todo ello a pesar de que el mundo de la cultura ha estado muy activo en denunciar este tipo de decisiones judiciales que bajo el pretexto de actuar contra los delitos de odio, en la práctica suponen potentes herramientas de censura.  



“Se ha pasado tres pueblos”
“Que Willy Toledo sea juzgado por ese comentario es una barbaridad y pone de manifiesto que la libertad de expresión en España va en retroceso. Pero no cabe esperar una gran movilización del mundo de la cultura defendiéndole. Willy se ha pasado tres pueblos con algunas de sus declaraciones. Ha perdido el norte y nadie va a poner en riesgo su carrera profesional para defender a una persona que día tras día la lía en las redes”, explica a ELPLURAL.COM un compañero de profesión del actor que prefiere mantenerse en el anonimato.

Lo cierto es que son pocos los compañeros de profesión que en los últimos años han dado la cara por Toledo. Sí que lo hizo su amigo Alberto San Juan, pero con reservas.

“Creo que Willy es una persona bajo un permanente linchamiento mediático de manera injusta”, lamentó San Juan antes de aclarar que no está de acuerdo en las formas que utiliza. “Estoy desacuerdo en el 99% de lo que dice, en el fondo, pero en la forma estoy de acuerdo en el 90%”.

En su opinión, este supuesto acoso que sufre Toledo es una especie de “aviso a navegantes”. Una advertencia de lo que puede ocurrirles a otras personas “para que se sepa que opinar en la contra puede traer consecuencias”.

‘Exiliado’ de España
Es una hipótesis que corroboró el propio Toledo en una entrevista concedida a ELPLURAL.COM.Soy un objetivo de la ‘caverna mediática’. Eso es obvio. Llevo seis años siendo linchado por esa gentuza. Cada vez que les interesa me atacan para que no se hable de lo verdaderamente importante. Soy para ellos una cortina de humo”, afirmó el actor.

Preguntado sobre ¿hasta qué punto afectan sus opiniones personales a su carrera profesional como actor?, Toledo también se sinceró con este periódico: “Hay quien intenta hacerme callar a gritos. No lo han conseguido en los últimos seis años y no lo van a conseguir. Pero lo cierto es que te hablo desde buenos Aires. Trabajo en Argentina desde hace dos años, porque en mi país, tan democrático, no me da trabajo ni Dios por el simple hecho de dar mi opinión. ¡Pero no me pienso callar! Me he tenido que ir del país porque nadie me da trabajo. Yo antes tenía 15 ofertas de películas todos los años. Pero eso se acabó”.