Mariano Rajoy y Soraya Sáenz de Santamaría han callado sobre la decisión de Aznar de renunciar a la Presidencia de Honor del PP.  Este martes, tras hacerse público, dos antiguos colaboradores del expresidente, Cristóbal Montoro y Javier Arenas dijeron que mantendrá “un lugar de honor” en el apartido. Hoy, el vicesecretario general de Acción Sectorial del PP,  Javier Maroto, que representa la versión oficial de la cúpula popular ha dicho que “respetamos la decisión de Aznar y reconocemos toda su trayectoria”.

En Espejo Público, de Antena 3, Javier Maroto ha insistido en la versión del Gobierno, citada por algunos medios de comunicación. El expresidente “ha decidido ser independiente de todos los partidos” y cree que es “una incongruencia ser presidente de honor del Partido Popular”. Esto es lo que ha dicho Maroto, antes de su reconocimiento a “toda la trayectoria” de Aznar.

Andrea Levy habla de "descuentros"
Este miércoles, la vicesecretaria de Estudios y Programas del Partido Popular, Andrea Levy, en El Programa de Ana Rosa, en Telecinco, ha admitido que ha habido “desencuentros”.

“Cuando hay desencuentros hay que lamentarlo dentro de una gran familia como la del PP, ha dicho Levy, que ha alabado a Aznar. “Es mucho el pasado que se le debe y creo que debe formar parte del futuro, también”.

“Se le debe la recomposición del centro derecha en España, hizo un partido de mayorías y de gobierno”, ha añadido la también diputada en el Parlamento catalán.

Arenas y Montoro hablan de su papel "clave" 

Este martes, antiguos colaboradores de Aznar también resaltaron su trayectoria. El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, afirmó que el expresidente seguirá teniendo en el PP “un lugar de honor”. El vicesecretario del PP Javier Arenas, que fue ministro con Aznar, dijo que siempre ocupará un lugar privilegiado en el partido porque ha sido “clave” en su historia.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, rehusó, desde Nueva York, a pronunciarse sobre la decisión de José María Aznar. En la misma línea, la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría ha guardado silencio, y sus colaboradores más estrechos en la Moncloa, como el secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, José Luis Ayllón, renunciaron a hacer declaraciones.