El cardenal Pietro Parolin se manifiesta contra el matrimonio gay



El Vaticano ha dado un paso atrás que pone en cuestión el cambio anunciado por el Papa Francisco en la Iglesia católica y que contradice, incluso, sus propias palabras aperturistas. El secretario de Estado vaticano, el cardenal Pietro Parolin ha dicho que “el referéndum irlandés”, que aprobó por mayoría el matrimonio homosexual “es una derrota para la humanidad”.

El empeño evangelizador de la Iglesia
El cardenal dijo sentirse “triste” por el resultado del referéndum, que fue bien acogido por los irlandeses. Muchos residentes en el exterior viajaron a su país para tener la oportunidad de votar a favor de las uniones homosexuales. "Me quedé muy triste por el resultado, la Iglesia tiene que reforzar su empeño evangelizador", dijo el secretario de Estado vaticano, en comentarios recogidos este miécoles por medios italianos.

"El arzobispo de Dublín (Diarmuid Martin) ha dicho que la Iglesia tiene que tener en cuenta esta realidad, pero debe tenerlo, en mi opinión, en el sentido de reforzar su empeño y esfuerzo por evangelizar", dijo Parolin en un acto en el Palacio de la Cancillería.

Una derrota de la humanidad
"Y creo que se puede hablar no solo de una derrota de los principios cristianos", sino también "de una derrota de la humanidad", insistió Parolin en la ceremonia de concesión del premio "Economía y Sociedad", que entrega la vaticana Fundación Centesimus Annus.

un 62% de irlandeses dijeron 'si' al matrimonio gay
La República de Irlanda, de fuerte tradición católica, se convirtió el sábado en el primer país que autoriza en un referéndum el matrimonio homosexual, al ser aprobado por el 62,07 % del electorado que dijo "sí" a "la igualdad".

El presidente de los obispos italianos, en la misma línea
El cardenal Parolin no fue el único que se expresó así. El presidente de los obispos italianos, cardenal Angelo Bagnasco, dijo que el voto irlandés es "una revolución cultural que nos afecta a todos".

Lo que dijo el Papa
Los periodistas pidieron al cardenal Bagnasco que aclarara cuál es la posición de la Iglesia sobre las uniones homosexuales. Recién estrenado como Papa, Francisco dijo, en una charla informal con los medios, que él no es quien para juzgar a nadie. Posteriormente, ha llamado a integrar a las familias homosexuales en la Iglesia.

Sin embargo, Parolin manifestó ayer "el pleno respeto por la dignidad de todos, sea cual sea su orientación”, pero añadió que “esta posición no nos exime del esfuerzo de distinguir, evitando simplificaciones que no ayudan". El Vaticano tendrá que aclararse.