Las personas elegidas para recibir las Altas Distinciones de la Generalitat para celebrar el 9 de octubre, se han destacado por su labor en pro de la unidad del Estado, ya que --además del científico Avelino Corma y del empresario Manuel Peláez, a título póstumo-- estas distinciones han ido a parar al Rey Felipe VI --como prueba de que los valencianos "creemos en la España unida y diversa que él defiende", ha explicado el propio 'president'-- y al expresidente del Gobierno español, Adolfo Suárez, "que ejerció su responsabilidad con coraje y sentido de Estado".

Felipe VI se disculpa
Ninguna de estas dos distinciones ha sido recogida en el acto institucional. En el caso de Su Majestad el Rey, la Generalitat y la Casa Real buscarán fecha para que se le entregue en una fecha próxima (como ya sucedió cuando el galardón se entregó a su padre, Don Juan Carlos, en 2007). En cuanto al fallecido Adolfo Suárez, se enviará el premio a la familia, ya que, según ha detallado el hijo del ex dirigente Adolfo Suárez Illana en un escrito de agradecimiento, no ha acudido para no centrar en él los honores. "No me hubiera perdido el acto por nada del mundo de haber podido acompañar a mi padre", asegura en la misiva.

Manuel Vicent tenía otro premio
Tampoco han podido estar presentes los premiados en la categoría de letras: el escritor castellonense Manuel Vicent, que se encuentra en Buenos Aires para ser investido honoris causa por la Universidad de La Plata, ni la autora valenciana Laura Gallego, que celebra estos día los diez años de su serie 'Memorias de Idhún', por problemas de agenda.

La izquierda política está harta
No han acudido a la cita institucional representantes de dos de los grupos de la oposición política, Esquerra Unida y Compromís. EU ya había anunciado a lo largo de la semana esta decisión "al considerar que el Consell ha convertido la ceremonia en un acto "electoralista y de exaltación monárquica" con la concesión de la Alta Distinción al Rey Felipe VI. A esta postura se ha sumado Compromís, quien no ha acudido por cree que "el gobierno del PP ha convertido el acto institucional en un acto partidista" y, además, para mostrar su desacuerdo con el hecho de que "no se consensuen las distinciones que se otorgan.

Camps y Sonia Castedo, tampoco
También ha llamado la atención la ausencia del expresidente de la Generalitat Francisco Camps, que no ha estado presente a diferencia de los otros tres antiguos jefes del Consell, el socialista Joan Lerma y los populares Eduardo Zaplana y José Luis Olivas. En cuanto a los alcaldes de las capitales de provincia, sí han presenciado el acto los de Valencia y Castellón, Rita Barberá y Alfonso Bataller, pero no la de Alicante, Sonia Castedo. En su lugar ha acudido el primer teniente de alcalde, Andrés Llorens.

La culpa es de Cataluña, según Fabra
El presidente de la Generalitat valenciana, Alberto Fabra, ha advertido de que "los movimientos separatistas y rupturistas como el que justo dentro de un mes se quiere plantear en Cataluña son el principal riesgo al que se enfrenta España" y, en este sentido, ha reclamado estabilidad política para poder consolidar la recuperación económica que, ha asegurado, se inicia en este ejercicio. De la alarmante pérdida de votos de su partido no ha querido decir nada.

Transparencia y honestidad
Asimismo, ha reclamado que palabras como "transparencia, honestidad, ejemplaridad, dedicación o diálogo deben acuñarse en términos políticos" y ha agregado que los políticos deben "adaptarse a la nueva situación" para no alejarse del "sentimiento social". "Es fundamental volver a recuperar la confianza de los ciudadanos, tanto la política como los políticos", ha aseverado Fabra, que ha agregado: "Vivimos nuevos tiempos, que también requieren nuevas formas de hacer política". Sonia Castedo, alcaldesa de Alicante doblemente imputada, no ha querido ir.

Sin novedades para el líder del PSPV
Ximo Puig ha lamentado que en el discurso del presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, "no hay ninguna novedad" y demuestra que estamos ante "un final de ciclo" con "agonía". Puig, tras el Acto Institucional del Día de la Comunitat Valenciana, ha señalado al respecto que hoy es "un muy buen día" porque "estamos más cerca del cambio" que requiere la Comunitat Valenciana. En ese sentido, ha apuntado que en el discurso de Fabra "no hay ninguna novedad para nada" y pone en evidencia que "estamos ante el final de un ciclo por la falta de ideas, de reivindicación y de incapacidad de plantear ninguna cuestión importante para los valencianos".