El portavoz de Podemos en el Senado, Ramón Espinar, no ha podido eludir, este viernes, las insistentes preguntas de los medios sobre su polémica venta de un piso protegido en 2010, con la cual obtuvo una plusvalía, que ha reconocido. 

Espinar participó en una rueda de prensa para presentar su proyecto [email protected] Podemos en el que es el cabeza de lista para el Consejo Ciudadano en la Comunidad de Madrid, la candidatura que respalda Pablo Iglesias, frente a la encabezada por la portavoz del Ayuntamiento de Madrid, Rita Maestre.

¿Por qué no 140.343 euros?
El objetivo de Espinar era hablar sobre su candidatura, “en la que ha trabajado mucha gente” y así lo trasmitió a los periodistas, ante el aluvión de preguntas sobre la venta de su piso protegido. “Os pido por favor, por favor”, insistió el senador de Podemos, sin éxito, porque las preguntas continuaron en la misma dirección, un día en el que la Cadena SER ha revelado un documento, de noviembre de 2010, que demuestra que la Comunidad de Madrid le autorizó a vender el inmueble por 140.343 euros, una cifra muy inferior a los 175.726 euros en los que salió finalmente la vivienda, pero que era la que Espinar incluyó en su petición a la Comunidad para poder efectuar la venta.

Se agarra al derecho de tanteo
Espinar no ha podido explicar por qué cambió de opinión e incrementó el precio, y ha insistido en que ni la Comunidad de Madrid ni la promotora usaron el derecho de tanteo.

"Hay una información que apunta que yo solicité vender una vivienda más barata de lo que la vendí, pues en el mismo expediente que aparece la solicitud, el siguiente papel es un papel en el que la Comunidad de Madrid hace renuncia a ejercer el derecho de tanteo, es decir, renuncia a quedarse la vivienda por el precio por el que yo la compré,146.224 euros)", ha afirmado Ramón Espinar.

El senador ha añadido que la Cooperativa Vitra tampoco uso el derecho de tanteo: "Me autorizan a vender por el precio máximo del módulo de la Comunidad de Madrid".

El dirigente de Podemos ha vuelto a negar que buscara especular con el piso y ha repetido: “Yo era un chaval que no tenía dinero para pagar la vivienda”. Tampoco ha dejado claro lo referente a la tributación por el préstamo de unos 60.000 euros que, según afirmó en una rueda de prensa reciente, recibió de su padre, Ramón Espinar Gallego, investigado en el caso de las tarjetas black, de su madre y su abuela. "Absolutamente tributé por todo lo que tenía que tributar en ese momento hasta donde yo sé, pero tendría que ver las declaraciones de la renta de entonces”. 

No renuncia a su candidatura
Sobre si se plantea renunciar a su candidatura, Espinar lo ha descartado por completo. "Yo me voy a presentar a la secretaría general. En los últimos días ha habido especulaciones con que yo podía retirar mi candidatura. Era el objetivo de los poderosos en este país".