El exjefe del Gobierno Felipe González ha dicho hoy que ha vuelto de Caracas "seriamente preocupado y triste" por Venezuela, "un país en proceso de destrucción", y ha responsabilizado a Nicolás Maduro de la "catástrofe" en términos de seguridad, de crisis social y económica y de libertades básicas. "Todo el mundo está preocupado por lo que pasa en Venezuela menos Maduro", ha asegurado González en rueda de prensa en Madrid tras haber viajado a Venezuela, donde permaneció 48 horas en las que las autoridades del país no le concedieron los permisos para visitar a los líderes opositores encarcelados, Daniel Ceballos y Leopoldo López, ni para asistir a las vistas de sus juicios.

El expresidente del Gobierno había llegado a Caracas el pasado domingo con el objetivo de brindar respaldo a los opositores presos en Venezuela y servir de asesor en la defensa de algunos de ellos. A su juicio, no sólo Europa está preocupada por la situación en Venezuela sino que la propia América Latina tiene "inquietud".

La “torpeza” de Maduro
González ha dado las gracias a Maduro porque su "torpeza" ha ayudado a que su viaje al país latinoamericano que era de "perfil bajo" y con "objetivos concretos" haya tenido una "gran repercusión en todas partes y se haya creado una enorme expectación". Ha respondido al presidente venezolano, que le acusó de salir "huyendo" del país, asegurando de forma irónica: "¡Cómo si hubiera alguna causa para salir huyendo de ese paraíso de libertades, desarrollo y progreso que es Venezuela!". "Maduro es el responsable de la catástrofe de Venezuela en términos de seguridad, de crisis social y económica y en términos de libertades básicas", ha recalcado. El exjefe del Gobierno ha subrayado que "frente a la dictadura uno sabe a qué atenerse, frente a una democracia traicionada es imposible orientarse, es el reino de lo arbitrario, de lo imprevisible, de lo que no se sabe qué va a pasar mañana".

“Presos políticos”
Felipe González ha asegurado que ha cumplido los objetivos del viaje a Venezuela al visitar a las familias de los "presos políticos", haber visto a Antonio Ledezma, alcalde de Caracas, en situación de arresto domiciliario debido a sus problemas de salud, y haber mantenido reuniones con dirigentes de la alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD). No obstante, ha reconocido que ha vuelto "seriamente preocupado y triste" por ese país. "Un país que era tan vivo, tan fuerte y tan rico es ahora un país en proceso de destrucción en todos los aspectos que uno quiera analizar", ha agregado. González ha dicho no entender el motivo por el que Maduro canceló su viaje a Roma y ha añadido que esas razones de salud que alegó el presidente venezolano "no se notaron en sus múltiples comparecencias" durante las 48 horas que estuvo en Venezuela en las que se le veía "bien bien sano y bien bien enojado e irritado".

Necesita diálogo
Para González, Venezuela necesita "diálogo y reconciliación" y para eso hace falta "un ambiente de vida en libertad con medios plurales y de restitución de la democracia", ya que "se burlan las reglas del estado democrático". "El país sólo tiene solución mediante el diálogo. Pero el diálogo no va a venir, porque no hay talante de diálogo en el Gobierno", ha lamentado, antes de abogar por la celebración de elecciones antes de que acabe el año y la constitución de la Asamblea a partir del 5 de enero. "Entonces habrá que dialogar, sí o sí", ha añadido.

No descarta volver
González ha señalado que lleva trabajando con la situación en Venezuela "más tiempo del que se imagina nadie" y que se trata de ayudar mediante el diálogo a la reconstrucción de "un país destruido económicamente y socialmente y desde el punto de vista de la seguridad y las libertades". González, que no ha descartado volver al país latinoamericano, ha asegurado que éste necesita luchar contra la crisis económica y contra la escasez de bienes básicos y medicinas porque de lo contrario, ha apuntado, su trayectoria será "complicada".

“Imposible” que no lo supiera
Sobre su salida de Venezuela en un avión de la Fuerza Aérea Colombiana, González ha asegurado que es "imposible" que Maduro no lo supiera. “Y si de verdad es verdad que no lo sabía, pues mucho peor". "A mí me encantaría explicarlo, salvo por una circunstancia, porque quien pide explicaciones es Maduro. ¿Se entiende, verdad?", ha respondido González. El expresidente del Gobierno ha dicho que había quedado con Santos a la ida hacia Caracas en que, "si tenía oportunidad", regresaría para encontrarse con él y hablar de dos temas en los que "hace mucho tiempo" mantienen "una larga conversación": el proceso de paz y la visita de Santos a Europa para acudir a la cumbre entre la Unión Europea y la CELAC.

Reunión con Santos
Ha añadido que, lógicamente, él tenía un billete en una línea regular al día siguiente de su partida por la mañana, pero que el presidente Santos viajaba a Europa el día anterior por la tarde, por lo que le ofreció enviarle un avión para almorzar con él antes de su viaje a Bruselas. González se ha referido al hecho de que Maduro haya declarado que este hecho "le extrañó" y "le dio una gran sorpresa". "No hace falta ser expresidente de nada para ver cómo operan los vuelos internacionales", ha señalado González quien se ha referido así a los permisos de Venezuela que necesitaba el avión colombiano para poder aterrizar en Caracas.

Un “estorbo” para Cuba
Sobre la relación de Venezuela con Cuba, González ha dicho que Maduro "es hoy mucho más un estorbo para Raúl Castro que una ayuda". Preguntado por quién gobierna en Venezuela y si lo hace Cuba, el expresidente del Gobierno ha respondido que "es bastante discutible, cada vez más". "Si mira al pasado pensaría con una duda, si mira al presente y al desarrollo que está teniendo Cuba, no puedo estar de acuerdo", ha asegurado FelipeGonzález. Y ha apostillado: "La situación en Venezuela y la actuación del presidente de la República es hoy mucho más un estorbo para Castro que una ayuda".