El  Gobierno está aprovechándose "de la crisis para hacer ideología", ha asegurado el secretario general socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, este lunes, a la hora de criticar el recorte en las becas que ha llevado a cabo el Ejecutivo, con Wert de 'ministro útil'. Según él, la "única intención" del Real Decreto que recoge la llamada 'ley Wert' es "que quien no tiene recursos lo tenga más difícil".

Rajoy busca que "poco a poco se vaya olvidando" el asunto Bárcenas
En esta línea de discurso Rubalcaba ha subrayado también el desastre que está significando otra 'ley ideológica' del Gobierno Rajoy, la de la Reforma Laboral. Una ley que ha anunciado que "cuando gobernemos dentro de dos años nos lo vamos a cargar”. De hecho, concretó que “será la primera ley que nos carguemos”.



También le han preguntado al líder socialista sobre los asuntos de corrupción, empezando por el de los ERE en Andalucía. Ha contestado que este asunto le “repugna, como todos los casos de corrupción”, pero ha recordado que, en su opinión no se puede comparar la actitud de José Antonio Griñán con la de Mariano Rajoy, que cruzó la raya porque “un presidente del Gobierno no puede mentir ni dentro ni fuera del Parlamento”. Según Rubalcaba, la política de Rajoy en el ‘caso Bárcenas” es buscar “que poco a poco esto se vaya olvidando”.

"Las relaciones con el Gobierno son malísimas"
En la entrevista, Rubalcaba ha criticado también las conversaciones 'secretas' que han mantenido Rajoy y Mas y les ha recordado que existen "16 comunidades más". Un secretismo en las maneras del presidente del Gobierno que también, cuando le han preguntado sobre la Ley de Transparencia, le ha llevado a responder que “cuesta apoyar la ley de transparencia de un Gobierno que pega martillazos al disco duro de un ordenador”. En este sentido ha reconocido que “las relaciones (del PSOE) con el Gobierno son malísimas”.

Por último, Rubalcaba ha afirmado que se "pensaría dos veces" volver a presentar la candidatura de Madrid para albergar los Juegos Olímpicos, aunque no tomaría la decisión "en caliente". Ha reconocido que resulta "muy difícil" saber cuales son las razones del tremendo varapalo que ha recibido Madrid, y ha aprovechado para recordar que Mariano Rajoy y Ana Botella, la alcaldesa de Madrid, cuando se produjeron las anteriores derrotas de Madrid mientras gobernaba Zapatero aprovecharon para sacar 'partido' de las decepciones olímpicas: "Es verdad que recuerdo al señor Rajoy hablando de la política exterior de Zapatero y a la señora Botella que se puso las botas", ha dicho.