Las palabras del ministro del Interior, Jorge Fernández, al referirse al encuentro de este mediodía protagonizado por expresos de ETA en Durango se tornan excesivas y desafortunadas, tras conocerse el manifiesto que estos han hecho público y en el que expresan su "compromiso total con el nuevo escenario político abierto tras la iniciativa de la Izquierda Abertzale", es decir con el rechazo a la violencia y el uso de vías políticas.

Respaldo al comunicado de los presos
Los expresos de ETA se han solidarizado "totalmente" con el comunicado emitido el pasado 28 de diciembre por el autodenominado Colectivo de Presos Políticos Vascos (EPPK, en sus siglas en euskera), en el que los reclusos de la banda terrorista rechazaban la violencia, aceptaban la legalidad penitenciaria española y reconocían el “daño multilateral” de sus acciones.

Las desafortunadas referencias del ministro al "matadero"
Los expresos de la banda se han reunido en el antiguo matadero de la localidad vizcaína de Durango, hoy centro cultural, el Kafe Antzokia. El ministro del Interior, Fernández, Díaz, que calificó de “repugnante” y “deleznable” el acto, resaltó ayer que “el lugar donde se ha convocado el aquelarre es un antiguo matadero” y añadió que no sabe si lo “eligieron con ese conocimiento previo pero va muy buen para el caso".

Compromiso con el nuevo escenario político
Sin embargo, el manifiesto de los expresos de ETA, leído en castellano por José Antonio López Ruiz, Kubati, muestra su “compromiso” con “el nuevo escenario político abierto tras la iniciativa de la Izquierda Abertzale", es decir con el rechazo a la violencia y el uso único de vías políticas. Y añaden: "aceptamos toda nuestra responsabilidad en lo relativo a las consecuencias del conflicto".

"Responsabilidad" y "visión constructiva"
“Somos conscientes de que nuestras palabras pueden generar sentimientos contrapuestos que a más de uno le generará inquietud. Es por ello que actuaremos con responsabilidad, con voluntad y visión positiva y constructiva”, añaden en su manifiesto.

Derecho a decidir
Los expresos insisten en su mensaje de que la "solución final al conflicto” pasaría por el “derecho a decidir que tiene el pueblo vasco” sobre su futuro. “La normalización política, democrática exige poder llevar a cabo este derecho elemental”, han subrayado.
Sobre la mesa de las personas que han intervenido había un cartel en el que se reclamaba el regreso al País Vasco de los presos y huidos de ETA, y detrás de los cuatro oradores estaban situados unos 80 expresos.

Un único incidente
Durante el acto se ha sucedido un único incidente protagonizado por un hombre que ha afirmado que los presentes suman "309 asesinatos" y les ha preguntado si iban a pedir perdón. Los organizadores del acto le han invitado a abandonar el edificio.