El presidente de la Comunidad de Valencia, Alberto Fabra, y su homólogo en Madrid, Ignacio González. Foto: PP El presidente de la Comunidad de Valencia, Alberto Fabra, y su homólogo en Madrid, Ignacio González. Foto: PP



Cómo estarán las cosas en intención de voto para el Partido Popular que ni Francisco Marhuenda puede hacer milagros con su encuesta de este lunes. La Razón da ya por perdidas las mayorías absolutas en los dos grandes feudos populares: la Comunidad Valenciana y la Comunidad de Madrid. También en Baleares y Cantabria, mientras en Extremadura, el PSOE vuelve a adelantar en votos a Monago. Especialmente, Valencia hace aguas y se habla ya de “fin de ciclo”. En ABC, Ignacio Camacho dice que el PP está “en alerta amarilla” y que las barbas de dirigentes como Fabra o Botella han sido puestas a remojar.

La realidad que reflejan otras encuestas
"El PP volvería a ser el partido más votado", dice La Razón en un gran titular que acompaña, muy a su pesar, con datos que aunque cocinados por la sospechosa NC Report –de la que ya hemos hablado en otras ocasiones- no pueden negar una realidad que reflejan todas las encuestas. El Gobierno de Rajoy se ha comido en sólo dos años de legislatura la respetable ventaja que consiguió el 20-N. Y la situación no es mejor para los gobiernos autonómicos que controla el PP.

Madrid, Valencia, Baleares, Cantabria, Aragón y Extremadura
Según el sondeo de La Razón, “el PP tendría que apoyarse en otros partidos para conseguir formar gobierno en algunos de sus feudos. Es el caso de Madrid, Comunidad Valenciana, Baleares y Cantabria, donde los populares no repetirían su mayoría absoluta”. Lo mismo ocurriría en Aragón y Extremadura. En esta última comunidad, el PSOE ganaría las elecciones.

Batacazo en Madrid
De acuerdo con esta encuesta, el batacazo de Madrid sería histórico: pasarían del 51,7% conseguido en las pasadas elecciones a conseguir el 37,9% de los votos, perdiendo una veintena de diputados. En el escenario dibujado por La Razón, si el PSOE e Izquierda Unida no consiguen la mayoría juntando ambas fuerzas, sería UPyD quien tendría la llave.

Vuelco electoral en Valencia
El sondeo reconoce que en la Comunidad Valenciana podría haber vuelco electoral con una alianza del PSOE (22-23 diputados), Izquierda Unida (14-15) y Compromís (12-13), “que podría desbancar al PP del poder”, y como en Madrid, da la llave a UPyD.

En El Periódico de Cataluña, que analiza hoy las circunstancias electorales de la Comunidad Valenciana, se ve el pacto de izquierdas como “una auténtica posibilidad” y se añade que el PP tiene tan metido ya el miedo en el cuerpo que “comienza a agitar el fantasma del tripartito catalán”. Los socialistas valencianos responden a eso que no hay peor “tripartito” que el que está gobernando Valencia.

Fin de ciclo
El sello del derroche y la corrupción que ha impuesto el PP en la Comunidad Valenciana le pasa factura. Y ya no está Zapatero en el Gobierno central para echarle la culpa de lo mal que está la región, como hizo un Fabra recién llegado al poder. El sucesor de Camps, por otra parte, por más promesas que hizo no ha podido sacudirse de encima los casos de corrupción y una decena de imputados siguen sentados en las Corts.

El líder de los socialistas valencianos, Ximo Puig, ha reconocido que se vive una sensación de “fin de ciclo”.

En ABC, dicen que "el PP está en alerta amarilla"
Desde otro de los bastiones de la derecha mediática, ABC, Ignacio Camacho dice que el PP “está en alerta amarilla” porque Madrid y Valencia se les cae. Es la consecuencia, dice el columnista, del “desgaste del Gobierno nacional, los recortes de los servicios públicos y la crisis de liderazgo que ha provocado el relevo de los candidatos victoriosos por otros de mucha menor empatía social”. En el caso de Valencia, Camacho alude, además, a “la corrupción”.

Botella, sentenciada
En cuanto a Madrid, el columnista pone el foco sobre la capital y “la debilidad política” de Ana Botella, que ve ya “sentenciada”. Camacho habla de sustituir a la alcaldesa como cabeza de lista por Soraya Sáenz de Santamaría o Aguirre, quienes podrían, en su opinión, recuperar votos. Augura el columnista que Rajoy terminará cediendo a las opciones de la expresidenta madrileña.