Montserrat Gomendio, número dos de Educación. Detrás, el ministro José Ignacio Wert. Montserrat Gomendio, número dos de Educación. Detrás, el ministro José Ignacio Wert.



Esta semana, el magazine de El Mundo, La Otra Crónica (LOC), soltaba una bomba: la pareja más famosa del Gobierno, la que forman José Ignacio Wert y su secretaria de Estado, Montserrat Gomendio, se había roto. Era la comidilla de todos los corrillos en el Congreso de los Diputados, según la revista. Y justo ahora que Gomendio había conseguido zanjar su peliagudo divorcio, a tenor del enorme patrimonio que tiene. Sin embargo, todo parece ser un falso rumor y el romance "continúa viento en popa a toda vela, para desgracia de sus compañeros del Gobierno".

Tres semanas después de que Gomendio, la persona más rica del Gobierno, consiguiera divorciarse de su marido, el investigador Eduardo Roldán, el romance con su jefe, el ministro Wert, estaría haciendo aguas. Así lo afirma LOC este jueves, que señalaba el poco tiempo que llevaban juntos y los momentos difíciles que ya habían superado, como la aprobación de la LOMCE y los problemas maritales de Gomendio.

¿Adiós de Gomendio?
Incluso, en LOC se atrevían a elucubrar con que la estabilidad en el Ministerio de Educación estaba en peligro y suponían que Gomendio dejaría su puesto como secretaria de Estado, posiblemente en una próxima crisis de Gobierno.

"Demasiado bonito"
Pero desde El Semanal Digital (ESD) se han apresurado a negar la mayor, asegurando que el rumor de la ruptura era "demasiado bonito para ser cierto, a decir de los sufridos trabajadores del Ministerio de Educación [...]Hartos, todos ellos, de ver cómo la relación sentimental entre  Wert y Gomendio interfiere en lo laboral".

"Para desgracia"
ESD apela a fuentes del Ministerio para negar el "rumor infundado" que "venía circulando desde hacía días por los pasillos del Congreso" y añade: "Para desgracia de sus compañeros del Gobierno".

Lasalle, damnificado

"A muchos en el Ministerio les habría gustado que el rumor fuera cierto, porque Gomendio ha aprovechado su influencia sobre Wert para arrogarse competencias que no le corresponden", dicen desde el diario digital, y hacen referencia a José María Lasalle, secretario de Estado de Cultura, y que es uno de los principales damnificados por el poder creciente de Gomendio".

Gomendio, sentenciada
Otro ejemplo está en la ex directora de Comunicación del Ministerio, Margarita Mayoral, quien abandonó su cargo dando un portazo, harta de las injerencias de la novia de Wert. Incluso, aseguran en el periódico de Antonio Martín Beaumont que en círculos poderosos del Gobierno, y más en concreto hablan de Soraya Sáenz de Santamaría, Gomendio y Wert están ya sentenciados políticamente.