La eurodiputada socialista Elena Valenciano a lo que se ve, no ha podido contenerse, y ha dejado escapar una 'maldad' en forma de tuit: "No pretendo meterme en sus asuntos internos pero parece q Toni Cantó está haciendo a UPyD algo parecido a lo q Rosa Díez hizo al @PSOE, no?", ha escrito en su cuenta.

Y no es que con su pregunta montara la exvicesecretaria general del PSOE un alboroto, pero sí que sirvió para entretener un rato a unos cuantos tuiteros. Alguno hubo que no veía la semejanza, despreciando el papel que llegó a tener Rosa Díez en el PSOE, y otros que aprovecharon para asegurar que no volverían a votar a la líder de la formación magenta.


 

 

Rechazada por sus compañeros de filas, que le dieron la espalda en el Congreso del 2000
En cualquier caso sí que lo que ofrece Valenciano es una excusa válida para recordar que Rosa Díez, que ahora vive un proceso de quiebra en su formación que podría llevarle a ser partido extinto, también se fue de un partido, el PSOE, y por qué lo hizo.

En el Congreso socialista del año 2000, todo el mundo recuerda que José Luis Rodríguez Zapatero logró imponerse por apenas un puñado de votos (414 frente a 405), pero se ha olvidado rápido que no estaban solos. Que con ellos compitieron dos mujeres, Matilde Fernández, exministra, que logró 109 votos, y Rosa Díez, que quedó cuarta y última con 65.

Rosa Díez llegaba representando un PSOE del País Vasco con un modelo territorial y, sobre todo, antiterrorista, ETA seguía siendo la gran preocupación de los españoles entonces, completamente opuestas al del ganador. Y su pobre resultado abrió una herida que ella ya no supo nunca cauterizar.



Virulenta oposición interna a su partido
Se marchó a Europa, y desde allí llevó una intensa campaña de oposición interna, nada silenciosa, contra las políticas de Zapatero y de la dirección del PSOE vasco que lideraba Patxi López, frente a ella y Nicolás Redondo Terreros. Los enfrentamientos lejos de mantenerse en el interior del partido fueron subiendo de tono, declaraciones públicas mediante, hasta que en el año 2007 Rosa Díez hizo lo que ya se veía como una obviedad: su salida del partido para crear una nueva formación.

En un principio, Rosa Díez declaró su amor por el socialismo, como Toni Cantó o Irene Lozano lo hacen por las ideas de UPyD, e incluso llegó a decir que conservaría su carné de militante y que "sigo siendo socialista", aunque al tiempo anunció su pase a Platafroma PRO, el movimiento que impulsaba Basta Ya, con el filósofo Fernando Savater como una de las caras más conocidas, y que acabó desembocando en la creación de UPyD.

Releer lo que dijeron de ella y su salida sus hasta entonces compañeros del PSOE también puede llevar a encontrar ciertos paralelismo con algunas de las afirmaciones que mantiene ella. "Hace tiempo que venía atacando las tesis del PSOE y defendiendo las del Partido Popular", dijo despreciativamente Rodolfo Ares, que la acusó de "deslealtad" por actuar "desde dentro del partido socialista para poder montar otro partido".