En la imagen, Carlos Fabra a su llegada a la Ciudad de la Justicia. EFE/Archivo En la imagen, Carlos Fabra a su llegada a la Ciudad de la Justicia. EFE/Archivo



El expresidente de la Diputación de Castellón, Carlos Fabra, ha sido citado para mañana miércoles por la Audiencia provincial de Castellón, que le dará un plazo de cinco días para ingresar en prisión de forma voluntaria. El caso Naranjax, que sentó al político en el banquillo en 2013, después de una instrucción de 10 años, por la que pasaron nueve jueces terminó en una condena de cuatro años de cárcel  y una multa de 1,4 millones de euros por haber defraudado más de 693.000 euros.

No consiguió el indulto que solicitó
Según fuentes del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana, esta citación se produce después de que la Audiencia de Castellón recibiera ayer la comunicación oficial de denegación de indulto solicitado por Carlos Fabra al Gobierno. El pasado viernes el Consejo de Ministros denegó a Fabra -tres meses después de haberlo pedido- el indulto que había solicitado.

Ante la posibilidad de que esta denegación supusiera el ingreso en prisión, Carlos Fabra manifestó a EFE estar "tranquilo" y quiso remarcar que la condena de la Audiencia Provincial, a cuatro años de prisión, fue impuesta por cuatro delitos fiscales, y no por delitos de corrupción.

Una larga instrucción de 10 años
La causa denominada Naranjax se inició en 2003 tras una denuncia del empresario Vicente Vilar en los juzgados de Nules. Después de una instrucción  de casi diez años, por los que pasaron nueve jueces, el caso llegó finalmente a la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Castellón y el juicio tuvo lugar en octubre de 2013. La Sección Primera condenó a Carlos Fabra a cuatro años de prisión por cuatro delitos contra la Hacienda Pública al considerar probado que el expresidente había defraudado más de 693.000 euros. Además le condenó a una multa e indemnización que suman 1,4 millones de euros, y le absolvió de los delitos de tráfico de influencias y cohecho de los que había sido acusado.

Podrá elegir la cárcel en la que ingresará
Tras conocer la sentencia, Fabra anunció que no pediría el indulto al Gobierno, pero después de que el Tribunal Supremo rechazara su recurso, el expresidente finalmente sí solicitó esta medida de gracia el pasado mes de agosto. Al mismo tiempo presentó un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional -que todavía está pendiente de resolución- aunque este hecho no frenaría el ingreso en prisión de Fabra, a no ser que el tribunal suspendiera temporalmente el ingreso en prisión mientras se resuelve el recurso, siempre que el ex mandatario solicite esta medida y sea tenida en cuenta.
Mañana Fabra deberá comparecer en el juzgado y tendrá la oportunidad de expresar su preferencia en cuanto al centro penitenciario en el que debe cumplir condena, petición que deberá evaluar la Sección Primera.