Rajoy en su anterior 'comparecencia' ante la prensa en una televisión de plasma. Rajoy en su anterior 'comparecencia' ante la prensa en una televisión de plasma.



Mariano Rajoy prometió en su discurso de investidura que la "transparencia" sería la característica principal de su Gobierno. "No existe mejor instrumento para encauzar y coordinar la energía de la Nación que el diálogo. Un diálogo abierto a todos dentro y fuera de esta cámara. Un diálogo basado en la transparencia, que estimule la unidad, fortalezca los objetivos compartidos y facilite el apoyo la participación de todos los ciudadanos y de sus organizaciones", dijo entonces.

Un estreno polémico: lee la lista y da las buenas noches
Nada más tomar posesión como presidente, tuvo su primer encontronazo con los periodistas que acudieron al Palacio de la Moncloa para conocer los componentes de su nuevo Ejecutivo y saber de primera mano las prioridades que se había marcado en la agenda el líder del Partido Popular. Era el 20 de diciembre de 2012, y ante la sorpresa de todos los informadores, Rajoy se limitó a leer la lista del nuevo Gobierno y a desear “muy buenas noches” a todos los presentes. Pese a la transparencia prometida, lo cierto es que pasará a la historia como el presidente de las ruedas de prensa vía plasma y el que menos explicaciones públicas ha dado de su actividad.

Comparencencias junto a mandatarios extranjeros
La inmensa mayoría de sus comparecencias ha sido junto a mandatarios extranjeros en visita oficial. Es decir, que se ha visto obligado a hacerlas por protocolo. Se enfrentó por primera vez ante los periodistas como presidente del Gobierno en rueda de prensa oficial con preguntas el 16 de enero de 2012 junto al entonces presidente de la República francesa Nicolás Sarkozy. En su primer mes en Moncloa tuvo una actividad frenética si tenemos en cuenta la tónica general.  También le vimos junto al primer ministro de Portugal Passos Coelho, el presidente de Perú Ollanta Humala, la canciller Angela Merkel, el presidente de la Comisión Europea Mario Durao Barroso y el del Consejo Europeo Herman Van Rompuy.

En febrero bajó drásticamente el ritmo. Hizo una declaración ante los medios después de la presentación de la XXII cumbre Iberoamericana en Madrid para decir que íbamos a tener que hacer un gran esfuerzo este año porque gastábamos más que ingresábamos. Le pudimos ver también en Downing Street junto a James Cameron y en Roma con Mario Monti.

En total, en 2012 dio explicaciones a los periodistas en 30 ocasiones, la gran mayoría con motivo de viajes de Estado. La cifra se repite en 2013 y, en lo que va de año lleva 24 incluida la de esta mañana.

En 2013 se saltó la rueda balance de verano
Son pocas las comparecencias para hablar de cuestiones domésticas. Rajoy ha seguido a medias la práctica inaugurada por Zapatero de comparecer dos veces al año, en verano y diciembre, para hacer balance de su gestión. En verano de 2013, marcado por el escándalo Bárcenas y con el extesorero declarando ante el juez Ruz sobre la presunta caja B del PP, se ahorró este incómodo trámite y sólo compareció en agosto ante los periodistas tras el tradicional Consejo de Ministros presidido por el Rey en Marivent.

Pregunta blandita para versión amiga
Por si fuera poco, el transparente Rajoy consiguió dar una versión amiga de los hechos durante una comparecencia junto al primer ministro polaco el 15 de julio de 2012 saltándose el pacto previo de los medios españoles acreditados para imponer que fuera ABC quien con una pregunta blandita que dio al presidente la opinión de ofrecer ampliamente su versión sobre los SMS de Bárcenas.

Tendría en el recuerdo su comparecencia de febrero de ese mismo año, justo después de que El País publicara los papeles Bárcenas, cuando, al lado de Angela Merkel fue acribillado a preguntas. "Todo es absolutamente falso salvo alguna cosa", frase pronunciada entonces y que le perseguirá siempre.

Preguntas a dedo
La afrenta a los periodistas se convirtió finalmente en norma. En diciembre de 2013, la secretaria de Estado de Comunicación oficializó este nuevo sistema de turno de preguntas en las ruedas de prensa del presidente del Gobierno que les permite vetar a periodistas incómodos. Enterraba de esta manera la tradición de que fueran lo propios medios españoles los que se repartiesen las dos preguntas a las que tienen derecho en las ruedas de prensa con un mandatario extranjero.

Veto a periodistas
Más muestras del respeto del Ejecutivo del PP a la libertad de prensa y el derecho de la información, el veto a periodistas ha sido una constante. Especialmente llamativo fue el veto a la Cadena SER, la radio más escuchada en España, y a El Mundo, el segundo periódico más leído, durante su primera reunión con Barack Obama en la Casa Blanca. Ambos fueron excluidos del listado de diez medios que pudieron acceder al Despacho Oval por decisión de la Dirección de Comunicación de Presidencia del Gobierno.