Rodrigo Rato, admirado y elogiado hasta el paroxismo por su propio partido y por toda la prensa de derechas (El Mundo, ABC, la COPE, Onda Cero, La Razón) y respetado y admirado también por el Grupo Prisa (El País y la SER), ha resultado ser una estafa política. Siendo licenciado en derecho fue nombrado vicepresidente económico por Aznar y nadie cuestionó que alguien que no sabía nada de economía ocupara la doble cartera de Economía y Hacienda. Se sacó el título de Económicas siendo Vicepresidente desde su despacho ministerial, y nadie se preguntó de dónde sacó el tiempo para aprobar una carrera sin asistir a clases y cuando ser vicepresidente ocupa o debe ocupar las 24 horas del día. A punto estuvo de ser designado candidato por Aznar pero le ganó la partida Rajoy, por el que nadie apostaba. Ya es una estaba política y falta por demostrase judicialmente que sea un delincuente. Es toda una metáfora del Partido Popular.

Aguirre "bastante decepcionada"
Hasta la fecha a Esperanza Aguirre no le ha costado ni un voto decir una cosa un día y la contraria al día siguiente. Tampoco la realidad indiscutible de que bajo su doble mandato como presidenta de la Comunidad de Madrid y del PP de Madrid la corrupción campara a sus anchas en las instituciones gobernadas por su partido. Francisco Granados está en la cárcel e Ignacio González descabalgado de la carrera política por su famoso ático pero ella, que vivía rodeada de quienes tiene que dar cuenta en los tribunales, ni se enteraba de nada ni le salpica nada. Aguirre dedicó elogios desmedidos a Rodrigo Rato durante muchos años y ahora, que se sabe que se acogió a la amnistía fiscal para regularizar dinero negro, se siente "bastante defraudada", según declaró a los 'amables' desayunos de TVE. "Yo no puedo ni quiero opinar" mientras Rodrigo Rato de explicaciones, dijo la lideresa. Sobre los sospechosos de su partido no opina, sobre los de cualquier otro partido da lecciones de honestidad y moralidad.

Rita Barberá también pide explicaciones
Otra 'lideresa' ducha en pedir explicaciones a los demás se ha sumado al 'argumentario' del PP, es la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, quien ha dicho que "evidentemente tiene que explicarlo todo". La ministra de Fomento, Ana Pastor, también repitió el argumento de que "todos los ciudadanos tenemos que dar siempre las explicaciones que sean oportunas", aunque se olvida la ministra de que 'todos los ciudadanos' no han sido ministros de economía, vicepresidentes económicos y director del Fondo Monetario Internacional.

Otro ministro, que trabajó a sus órdenes como secretario de Estado, Luis de Guindos, negó que desde el Gobierno se hubiera intentando ayudar a Rato para que se libre de su periplo judicial en la Audiencia y que él se ciñe "al deber del secreto y de confidencialidad".

Por último Carlos Floriano, vicesecretario general del PP y quien no hace mucho definió a Rato como autor del "milagro económico" español en la época de Aznar, declaró a los medios que "se asuman responsabilidades, sea quien sea".

Que diría el PP si fuera un ex vicepresidente socialista
A estas alturas todos sabemos que todas las portadas de los medios escritos, todos los canales de televisión y todos los informativos de radio estarían abriendo con el escandalazo si el protagonista fuera socialista. Porque es un escándalo mayúsculo descubrir que el presunto autor del presunto milagro económico, ex vicepresidente del Gobierno y exministro de Economía y Hacienda es un defraudador de la Hacienda pública que manejaba dinero negro y que aprovechó una amnistía fiscal de su propio partido en el Gobierno para regularizarlo. Y que además provocó la quiebra de Bankia, y que además autorizó y utilizó tarjetas 'Black'. ¿Qué estaría diciendo Esperanza Aguirre y todo el PP si fuera un socialista?