El parricida de Moraña (Pontevedra), David Oubel, será el primer acusado que se enfrentará a la prisión permanente revisable por el asesinato de sus hijas de 4 y 9 años de edad, tras la reforma del Código Penal, que entró en vigor el 1 de julio. El fiscal del caso, Alejandro Pazos,  ha reconocido que "hay elementos suficientes" para aplicarlo.

Se aplica en casos de víctimas menores de 16 años
Según la reforma, se aplicará en casos de asesinato en los casos en los que "la víctima sea menor de 16 años de edad, o se trate de una persona especialmente vulnerable por razón de su edad, enfermedad o discapacidad" y cuando el crimen "fuera subsiguiente a un delito contra la libertad sexual que el autor hubiera cometido sobre la víctima" o, igualmente, si "el delito se hubiera cometido por quien perteneciere a un grupo u organización criminal".

Prisión provisional y sin fianza
Contra David Oubel la jueza ha dictado prisión provisional y sin fianza por la imputación de dos delitos de asesinato, de sus hijas de 4 y 9 años. El presunto asesino se acogió a su derecho a no declarar en los juzgados de Caldas, donde fue recibido con gritos de "asesino" por familiares y vecinos de las víctimas.

El hombre avisó a su exmujer de su plan
Oubel tenía que entregar este sábado las dos menores a su madre, de la que se encontraba divorciado desde hace más de un año. Había tenido a sus hijas durante los últimos 15 días.

El hombre telefoneó a su exesposa, Rocío Vieites, para anunciarle lo que pretendía hacer. Cuando la Guardia Civil llegaron a la casa de Oubel encontraron a las dos niñas degolladas supuestamente con una sierra radial que el homicida había comprado unos días antes.