El dos de junio de 2009, el PP presentó un escrito al Tribunal de Cuentas. Protestaba airadamente porque, decía, José Luis Rodríguez Zapatero había utilizado durante la campaña electoral “aviones públicos oficiales como medio de desplazamiento para la realización de actos electorales”. Quien firmaba el escrito, como representante de su partido, era Juan Carlos Vera Pro, nuevo secretario general del PP de Madrid, nombrado por la dirección del partido en la gestora que lo gobierna tras la dimisión de Esperanza Aguirre.



Pero más allá de que el propio Mariano Rajoy, por las mismas razones que arguyó Zapatero, básicamente la seguridad, también utilizó el avión oficial para actos de campaña, que Vera Pró figure como firmante del escrito obedece a una razón importante para el resto de la información que contiene esta notica, y es que era miembro de aquel Comité Electoral del Partido Popular. Como en realidad lo ha venido siendo en  varias campañas desde hace lustros. Un puesto especialmente importante para los miembros de la Púnica. Razón por la que Vera, como venimos informando, fue 'mimado' con diferentes regalos y trato especial por parte de Francisco Correa, Pablo Crespo o Álvaro Pérez Alonso, el Bigotes. Regalos que, según la policía judicial, iban desde un bolígrafo Mont Blanc a una televisión.

Pero lo más irónico es que, quien denunció a Zapatero por usar el avión oficial en campaña, como hemos informad, recibió 'trato especial' para realizar un viaje a Miami por parte de Pasadena Viajes, la agencia oficial de la Gürtel.