El sumario de la Púnica se ha convertido en mucho más que un tratado de la corrupción. En muchos aspectos muestra la íntima e indeseable conexión que se da a veces entre los poderes políticos y la judicatura. Un caso es el de la 'soltura' con la que, aparentemente, y siempre según las transcripciones, se veían algunos de los imputados, muy en especial Francisco Granados, con algunos magistrados. En ocasiones, por ejemplo, para recabarse favores mutuos.

Hoy por tu hijo, mañana por mi amiga íntima
Hay un caso que parece anecdótico, pero que muestra perfectamente esta situación que apuntamos. En las transcripciones se recoge una conversación entre Granados y un 'desconocido' que "podría ser Nacho", según el agente que la realiza.

[[{"type":"media","view_mode":"media_large","fid":"24319","attributes":{"class":"media-image size-full wp-image-288407","typeof":"foaf:Image","style":"","width":"640","height":"428","alt":"Francisco Granados, el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), Francisco Javier Vieira (segundo por la izquierda); el fiscal jefe de Madrid, Manuel Moix (segundo por la derecha), y el presidente de la sala de lo contencioso-administrativo del TSJM, Gerardo Mart\u00ednez Trist\u00e1n."}}]] Francisco Granados siempre, a lo que se ve, tuvo querencia por acercarse al mundo de la judicatura. Aquí, foto de archivo, está con el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), Francisco Javier Vieira (segundo por la izquierda); el fiscal jefe de Madrid, Manuel Moix (segundo por la derecha), y el presidente de la sala de lo contencioso-administrativo del TSJM, Gerardo Martínez Tristán.



La conversación, que se inicia con Granados preguntando al desconocido que parece que es "Nacho" por "lo tuyo" (sus problemas judiciales) ["na, un artículo que salió que si no admite, que si queda consolidado el DELITO DE PREVARICACIÓN, jeje, buah, buah", dice Nacho], deriva en seguida a la razón de la llamada.
Desconocido (Nacho): Oye, dos cosas.
Granados: Dime
Desconocido (Nacho): Dos cosas en principio que puede ser una tercera, que tengo que hablar el lunes con él antes de los del PEDANTES, ehhh, mañana NIEVES (esposa de Granados) tiene un alumno que es hijo de, de, de ARMENGOL (se refiere al juez José Luis González Armengol, juez decano de Madrid).
Granados: ¿Ah, sí?

A continuación dejan claro el nombre del hijo del juez Armengol, la hora del examen, su curso, primero de ADE, y el desconocido (supuestamente Nacho) aclara que "es la única (asignatura) que lleva un poco así", a lo que Granados le tranquiliza, va a hablar con su mujer "y le digo que le apruebe, sí, pero buen que, coño, que vaya y haga lo que pueda!!!)".

En otra transcripción queda reflejado cómo Granados cumple su palabra. Llama a su mujer, Nieves Alarcón, doctora en Economía y profesora de una Universidad en el extrarradio de Madrid. Después de asegurarse que ella reconoce al hijo de Armengol entre sus alumnos, y de aclararle quién es el magistrado, queda en mandarle un whatsapp con los datos para asegurarse.

"Ni temas oficiales ni pollas, es una consulta"
Pero volvamos a la conversación primera, entre el desconocido que el agente dice que "podría ser Nacho" y Granados, porque en ella, en un momento determinado sale el nombre de otro magistrado, Lesmes, presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial. Alguien que para cualquier otro ciudadano resulta difícilmente accesible, no lo es tanto para el 'desconocido'  que, misterioso, le dice a Granados que quiere comentarle de una reunión que va a tener con él.
Desconocido (Nacho): Y luego, ¿mañana vas a ir por allí?
Granados: Pues, seguramente!!!
Desconocido: Es que, es que tenemos que comentarte una cosa IN PERSON
Granados: Deee ¿pero quién?
Desconocido: Ehhh, el LESMES
Granados: Ehhh? Ahhh!!!
Desconocido: Una historia, no pero que es de, no tiene nada que ver con temas oficiales.
Granados: Ya, ya, vale.
Desconocido: Con temas oficiales ni pollas, es una consulta.
Granados: Vale, vale.
Desconocido: Es una consulta estratégica.



Por cierto, la historia entre Francisco Granados y el entonces juez decano de los Juzgados de Madrid continúa cuando González Armengol ha dejado el cargo y se ha ido al Corte Inglés de Jefe de la Asesoría Jurídica. En una de las conversaciones, el propio Granados comenta con una tercera persona, una tal CRISTIANE (brasileña, amiga íntima del imputado), cómo ha estado comiendo con él, porque ya no es el decano, "pero que mantiene los contactos" y cómo le ha pedido que llame a Pradillo (donde están las oficinas del Registro).

Tengo un problema, busco contacto con el juez
En un momento, a través de una periodista, le llega a Francisco Granados la noticia de que le va a llamar un juez, Adolfo Carretero, por el asunto de 'los espías' de la Comunidad de Madrid. En concreto por la investigación sobre unas bolsas que Nacho González llevó en un viaje a Colombia como presidente del Canal, y que se especuló, por filtración de Granados, que contenían dinero.

Las transcripciones de las conversaciones muestran de nuevo el comportamiento 'privilegiado' que los imputados buscan con la justicia. En este caso, se recoge una conversación entre Granados y su abogado, que es Enrique Molina... por cierto, un exfiscal. Granados plantea su alerta por la conversación con la periodista:

Granados: ..."esta mañana me ha llamado una, no sé si la conoces tú, una que estaba en PÚBLICO, que se llama... (...)... parece ser que me quiere llamar el tondo de CARRETERO como, como, como TESTIGO al tema este de COLOMBIA y tal, una cosa que me parece increíble pero bueno".
Enrique: ¿Y eso? Estuve con CARRETERO hace quince días, el, el...
Granados: ¿Con ADOLFO?
Enrique: Sí, y no me dijo nada.

Granados le dice a su abogado que "debe ser verdad porque me ha llegado por dos sitios", aunque aún no tiene citación ni nada, y remata "si me cita de TESTIGO le voy a decir la verdad ¡que no tengo ni puta idea! Vamos que tengo dificultades para saber donde está COLOMBIA, pero bueno".

Sin duda, tener acceso al juez que te puede imputar no puede perjudicar a una persona. Y por eso, Granados acaba pidiendo a Enrique, que había comido recientemente con el juez que podría llamarle a testificar, que "pusieras la oreja ¿no?". A lo que le contesta el otro: "Me voy a enterar, me voy a enterar, voy a preguntar así como el que no quiere la cosa".

Una jueza para lo que quisiera
En la relación con la justicia de Francisco Granados no hay que pasar por alto un asunto. Fue el Consejero del tema en la Comunidad de Madrid.

Una circunstancia que se puso muy de manifiesto, por ejemplo, cuando tuvo que comparecer por el ‘caso de los espías’. En una conversación con su esposa grabada por los agentes de la Guardia Civil, el propio Granados tranquiliza a su mujer el día que tiene que acudir a los juzgados a testificar diciéndole que “el JEFE de SEGURIDAD de los JUZGADOS lo metió él”. 

Aunque aún va más allá el 'compadreo', y el agente transcribe a continuación cómo Granados narra a su mujer que “la JUEZA llamada CARMEN, cuando estaba él hablando con varias personas en el pasillo ha llegado le ha dado dos besos y ha dicho en voz alta delante de los ocho abogados, que PACO GRANADOS ha sido el mejor CONSEJERO DE JUSTICIA que ha tenido la Comunidad de Madrid, que allí le tenía para lo que quisiera, que allí estaba para servirle, que FRANCISCO le ha dicho que se cortara un poco delante de esas personas”.

Una situación difícil de imaginar para cualquier otro ciudadanos al que se llame a un juzgado. Más si, como recogen las grabaciones, en efecto, dos minutos más tarde, “FRANCISCO GRANADOS recibe llamada de ÁNGEL (JEFE DE SEGURIDAD JUZGADOS) –escribe el agente-. Le da las gracias, quedan en comer un día”.

Ante una situación así, es comprensible que en la primera llamada que realiza Granados después de declarar, que hace a Victoria Cristóbal, concejala de Majadahonda y amiga personal, sea para decirle, según recoge la ficha del agente, que “el de seguridad genial, que cuando ha ido le ha llevado a su despacho pues le ha dicho que él no tiene porque estar en un pasillo, que cuando llega la JUEZA ha dicho que ha sido el mejor CONSEJERO DE JUSTICIA DE LA COMUNIDAD DE MADRID, que han estado hablando (…) que RAMÓN GONZÁLEZ BOSCH (abogado de algunos de los acusados) había pedido que se grabara la declaración pero la JUEZA le ha dicho a FRANCISCO antes de la vista que se negara a ello, que ella también lo iba a hacer…”. En fin, un trato muy especial, de ‘testigo vip’, con jefes de seguridad ofreciendo despachos y la juez que lleva el caso pactando cómo comportarse en la causa…  

La admiración de un juez que va camino del Supremo
En otra de las conversaciones grabadas, Francisco Granados recibe una llamada de Arantxa Sánchez Rivera, una dirigente de Nuevas Generaciones del PP en Madrid. Hablan de dirigentes de Podemos, escribe el agente que realiza la escucha, y "FRANCISCO (Granados) le habla de una persona que se le acercó para saludarlo diciendo que lo admiraba mucho y que se iba a Madrid destinado a trabajar, que es el presidente de la Audiencia de Córdoba y ahora se va al Tribunal Supremo a una sala de lo penal. FRANCISCO y ARANTXA -concluye su escrito el agente- se ríen y dice que es bueno por lo que pueda pasar por los recursos".

Evidentemente, tener un admirador así, un presidente de Audiencia camino del Supremo, no es algo que Granados desaprovecha y pone en valor donde le interesa. De hecho, al día siguiente llama a una persona llamada DONATO GONZÁLEZ-SÁNCHEZ, de la empresa en la que trabajaba, Societé Generale, y, como recoge el agente "le comenta que ha conocido al que era presidente de la Aundiencia de Córdoba y ahora se va al Supremo. Le dice que lo ha conocido cenando en Torre Real...". Por cierto, los datos que manejaba Granados se acabaron confirmando... El juez del que habla pasa de la Audiencia Provincial de Córdoba a miembro del Supremo, pero no de la sala de lo penal, sino de la civil, la Sala Primera.