Si al histórico dirigente de los socialistas vascos, Eduardo López ‘Lalo’, le hubiesen dicho en los años setenta durante su destierro en Almería que su hijo iba a convertirse en lehendakari, es probable que se hubiese echado a reír. Pero si le hubiesen dicho que llegaría a ser presidente del Congreso de los diputados, hubiese pensado que era una broma de mal gusto.

Así, parafraseando el artículo que El Correo dedicó a Patxi López en 2009, iniciamos el repaso a su intensa vida política de este socialista desde la cuna en la calle Coscojales de Portugalete hasta el sillón de la tercera máxima autoridad del Estado.

Inicio en el socialismo
Amante de la fotografía y de la música, como él mismo recoge en su blog, López empezó a recibir las ideas socialistas con las clases de su padre ‘Lalo’ en la cocina de su casa.  De ahí con 16 años a las juventudes socialistas y con 18 afilándose al PSE-EE desde el inicio de la democracia.

Y de ahí por primera vez a Madrid en 1987, con un aspecto irreconocible actualmente y sustituyendo a otro diputado y convirtiéndose con 28 años en el segundo diputado más joven de la Cámara Baja, el primero era un poco conocido José Luís Rodríguez Zapatero.



Si bien su experiencia en el Congreso fue corta, menos de dos años, a su vuelta al País Vasco no se puede decir que no haya cogido formación parlamentaria. En 1991 fue elegido diputado en el Parlamento autonómico y en 2002 fue elegido por sus compañeros secretario general del PSE.

Primer lehendakari socialista
En mayo de 2009 llegó a ese cargo que su padre, fallecido en 1992, le hubiese costado creer. Fue elegido primer lehendakari socialista tras tres décadas de dominio del PNV y con el apoyo del Partido Popular.

Durante estos años, Patxi López experimentó hasta el extremo una de las cualidades que más debe tener un presidente del Congreso, la capacidad de diálogo. Además del pacto con el PP, el socialista se enfrentó, junto con el Gobierno central de su antiguo compañero de bancada Zapatero, al fin de la banda terrorista ETA, defendiendo la necesidad de hablar con todos y de dejar atrás la etapa más dura de su tierra.

Vuelta a Madrid
En las autonómicas de 2012, el PNV volvió a conseguir la presidencia de la Comunidad y tras las elecciones europeas de 2014, donde el PSE obtuvo sus peores resultados, López dejó la secretaría general de su partido.

Desde entonces, ha apostado por la política a nivel nacional siendo una de las principales caras visibles del PSOE y uno de los apoyos de Pedro Sánchez durante su elección como secretario general.

 

Ahora, con una amplia mochila de experiencia a sus espaldas, no necesariamente en el mismo Congreso, Patxi López se ha convertido en presidente de la Cámara Baja más fragmentada de la democracia. Salvando las distancias con el fin de ETA, el socialista desde la cuna deberá apostar por el diálogo y la modernización de la vida parlamentaria, aunque aún no se sabe si podrá hacerlo durante cuatro años o su segundo paso por el Congreso durará menos que el primero.