¿Cuándo ejerce María Dolores Cospedal de secretaria general del PP y cuándo lo hace de presidenta de Castilla-La Mancha? Es difícil responder a esta pregunta, pero sí podemos decir que para ambos cargos (uno gubernativo, otro personal) utiliza generalmente el mismo coche que forma parte del parque automovilístico oficial del Gobierno castellano-manchego. Y no solo eso, la mandataria toledana también cuenta a su servicio exclusivo con un conductor, adjunto a su gabinete, cuya nómina (40.000 euros) se sufraga con dinero público procedente de los recortados fondos de la Hacienda manchega.

Secretaria de lunes a miércoles…
Es público y notorio que María Dolores Cospedal ejerce como “generala secretaria” (ahora menos generala y más sargenta) un mínimo de tres días a la semana. Para ser más precisos, la séptima planta de la sede del PP nacional de la calle Génova de Madrid suele estar ocupada por ella y por su séquito de lunes a miércoles (reuniones de la Ejecutiva, ruedas de prensa y "maitines rurales", como llaman algunos dirigentes populares a los encuentros de Cospedal con determinados líderes provinciales del PP). En la mayoría de los casos, por no decir en su totalidad, acude a la sede genovesa a bordo del Audi de alta gama que el Gobierno de Castilla-La Mancha tiene asignado a su presidenta, cuando debería ser el partido quien dispusiera de un vehículo para su secretaria general.



…Y presidenta de jueves a viernes
El mismo coche, el mismo conductor, la misma gasolina, el mismo desgaste de ruedas y el mismo coste de mantenimiento que utiliza Cospedal para sus tareas personales como secretaria general del PP sirve también para ejercer su otra faceta, está vez pública, como es la Presidencia de la Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha, responsabilidad a la que suele dedicar por regla general dos días a la semana, concretamente de jueves a viernes, aunque alguna mañana que otra y alguna tarde, pero muy de tarde en  tarde, del resto de la semana puede dejarse ver por la región en algún acto oficial. En ambos casos, utiliza el coche que solo debería prestar servicio para aquellos actos estrictamente oficiales.

De la Audiencia Nacional a la calle Génova
Sin embargo, ELPLURAL.COM ha podido comprobar y demostrar que el Audi de alta gama, matrícula 6537 HHC (ofrecemos estos datos porque el coche no es particular, sino público), asignado a la Presidencia de Castilla-La Mancha es utilizado regularmente por María Dolores Cospedal para otras funciones que nada tienen que ver con su estatus político de presidenta del Gobierno castellano-manchego, como así ocurrió el pasado 14 de agosto cuando Cospedal en su condición de secretaria general del PP acudió a declarar como testigo a la Audiencia Nacional en el llamado caso Bárcenas, o caso Rajoy. Allí, ante las cámaras de televisión y decenas de periodistas que esperaban su llegada, se bajó del citado vehículo, patrimonio de todos los castellano-manchegos, para dos horas después subirse al mismo coche con dirección a la sede del PP, en la madrileña calle Génova, en cuyo garaje se introdujo para proseguir con sus tareas estrictamente personales, estrictamente privadas, que nada tienen que ver con la gobernanza autonómica que los ciudadanos le otorgaron en las urnas en mayo de 2011. Y de la calle Génova…de vuelta a la urbanización marbellí de Guadalmina; en esta ocasión en AVE.

Coche oficial de Cospedal aparcado frente a las Cortes



“La tribu de Jerónimo”
A todo esto, hay que  añadir (como referenciábamos al principio) que, además del coche oficial, Cospedal también utiliza al conductor pagado por todos los castellano-manchegos para sus asuntos privados y personales. Un conductor de máxima confianza de Cospedal que prestaba sus servicios en la Comunidad de Madrid cuando la secretaria general del PP era consejera de Transportes, que posteriormente pasó a nómina del partido al ser Cospedal nombrada presidenta y candidata de los populares en Castilla-La Mancha, para finalmente entrar a formar parte del gabinete de la ahora presidenta del Gobierno manchego. Gabinete, por cierto, nutrido de adjuntos, asesores y enchufados de la familia del conductor personal de Cospedal, que en el Palacio de Fuensalida, sede toledana del Ejecutivo manchego, se le conoce como “la tribu de Jerónimo”, llamada así por el nombre propio del chófer de la lideresa.

La pantomima y la hipocresía de la subasta de coches
Llegado a este punto es oportuno recordar que hace dos años, en noviembre de 2011, la presidenta de Castilla-La Mancha sacó a subasta en plena campaña electoral varios coches del anterior gobierno socialista en un intento de desprestigiar a su antecesor, al que acusó de “derrochar” dinero público en la compra de vehículos de alta gama, todos ellos, eso sí, con una edad de más de ocho años y con más kilómetros que los baúles de doña Concha Piquer, pero que nunca fueron utilizados para actividades privadas, como así hace ahora Cospedal con algunos vehículos del parque móvil oficial castellano-manchego.

Utilización de recursos públicos en beneficio propio
Y es que no es la primera vez que Cospedal echa mano de los recursos públicos que tiene a su alcance como presidenta de Castilla-La Mancha en beneficio propio. Así las cosas, sabemos que los servicios jurídicos del Gobierno regional que preside fueron los encargados de presentar la querella contra Greenpeace cuando los ecologistas elaboraron el informe “Amnistía a la Destrucción”, donde en ningún momento era mencionada como jefa del Ejecutivo castellano-manchego. De ahí que EQUO catalogara los hechos como “una concepción muy poco democrática de lo que son las instituciones”, a la vez que recordaba a Cospedal que “está en su derecho de presentar una querella, pero que lo haga a título individual y asuma los costes que esto conlleva como cualquier ciudadano”.