Cospedal y el obispo de Cuenca en el concierto de la catedral
La presidenta en funciones de Castilla-La Mancha, María Dolores Cospedal, ha encargado a la Fundación Cultura y Deporte, que dirige su fiel consejero Marial Marín, que “invierta” 646.000 euros en distintos actos y eventos que tengan como único objetivo “vender” la celebración del IV Centenario de la publicación de la Segunda Parte del Quijote. De esta forma, la también candidata del PP a revalidar el cargo el 24-M “libera” en parte a la Fundación para la Promoción de Castilla-La Mancha, que, sin embargo, continuará repartiendo la tarta publicitaria a través de su fondo de reptiles, y que en esta ocasión superan los 1,6 millones de euros. Ambos entes, con escaso personal (entre dos y cuatro empleados), que a su vez tienen que contratar con terceros ya que no disponen de medios propios, escapan, además, a cualquier control y fiscalización, como lo prueba que ninguno de “sus negocios” esté en el portal de la transparencia del Gobierno regional ni en el portal del contratante.



Dinero público ¿opaco?...
Al menos este periódico no ha podido encontrar en el portal de la transparencia las contrataciones, subvenciones y aportaciones que acopiamos en el cuadro que acompaña esta crónica, elaborado partiendo de las cantidades recogidas en la memoria económica a la que ha tenido acceso ELPLURAL.COM. El caso es que Cospedal vuelve a poner en manos de fundaciones dinero público ¿opaco? En esta ocasión hablamos de casi 2,3 millones de euros, de los que, como decimos, 1,6 está destinado a “promocionar” la cultura y publicitar el IV Centenario de la Segunda Parte del Quijote. Una vez más, la fundación que dirige el consejero Portavoz, Leandro Esteban, tiene como encargo repartir este importante trozo de pastel publicitario, que a buen seguro engordará principalmente la cuenta de resultados de los medios de comunicación amigos.

…Gestionado por entes instrumentales…
Llegados a este punto, hay que señalar que estos gastos son extraídos del circuito administrativo reglamentario, para posteriormente ser encomendados a los llamados entes instrumentales del sector público regional, con personal insuficiente, desconocedor del procedimiento administrativo y con relaciones laborales temporales. De esta forma, eluden los controles fiscalizadores que solo son controlados por el interventor general de la Junta de Comunidades, un alto cargo del Gobierno de Cospedal, toda vez que ésta se apresuró a suprimir la Sindicatura de Cuentas y el Tribunal de Cuentas, saturado de expedientes y con un desfase que alcanza los 5 años, difícilmente puede inspeccionar los números del Gobierno castellano-manchego del PP, que campa a sus anchas sin que, además, la oposición socialista le pida cuentas (y nunca mejor dicho) por estos tejemanejes dinerarios que forman parte de lo que ha venido a llamarse el “CospeLeaks” manchego. O lo que es lo mismo, solo se fiscaliza en el momento previo a la firma, una vez superado este requisito, el control desaparece puesto que la gestión que se hace del encargo no está sujeta a ningún tipo de fiscalización, vigilancia e intervención. Miel sobre hojuelas.

…Que se gastan 60.000 euros en su gestión
Ahora entendemos que las fundaciones creadas o potenciadas por Cospedal hayan gestionado en lo que va de legislatura cerca de 40 millones de euros, la mayoría de ellos para beneficiar principalmente a los medios de comunicación de su órbita política. Pero lo que es difícil de asimilar es el gasto surrealista de determinadas cantidades, como 58.561, 36 euros “asociados a la encomienda” recibida por la Fundación Cultura y Deporte de la Consejería de Educación. ¿Sesenta mil euros, en qué? Lo cierto es que la memoria económica no recoge los conceptos del gasto de estos diez millones de las antiguas pesetas, pero no deja de sorprender y extrañar que tamaña cantidad no tenga un enunciado más explícito. ¿O es que no pude ser tan claro?

Un impreso para nuestros lectores
Ante tamaña barbaridad, ante tanta sospecha y gestión turbia. ELPLURAL.COM pone a disposición de aquellos lectores que estén interesados en saber algo más, un formulario que la Administración de Cospedal debe responder por ley, puesto que con arreglo a esa Ley de Transparencia que tanto gusta alardear la secretaria general del PP, se establece (artículo 8B) que “se publicarán las encomiendas de gestión que se firmen, con indicación de su objeto, presupuesto, duración, obligaciones económicas y las subcontrataciones que se realicen con mención de los adjudicatarios, procedimiento seguido para la adjudicación e importe de la misma”. Es verdad que para su publicación tienen de plazo hasta el día 10 de diciembre de 2015 para adaptarse a las obligaciones contenidas en esta ley, pero no menos cierto es que si se les solicita esta información, por cualquiera persona sin necesidad de demostrar un interés legítimo, tienen la obligación de proporcionarla. En caso contrario, se puede considerar falta muy grave, y al cargo político se le puede inhabilitar entre 5 a 10 años para el desempeño de cualquier cargo público (folleto para ser rellenado).