“Había albañiles, carpinteros, electricistas… por todos lados; era una locura, pero era el mes de agosto y en Génova quedaban cuatro gatos por lo que Cospedal decidió iniciar las obras de remodelación de la séptima planta”. Declaraciones de una destacada empleada del Partido Popular a ELPLURAL.COM. Testimonio que se refiere al verano de 2009 cuando la secretaria general del PP decidió “meterle mano”, dicen las mismas fuentes, a su despacho y al de Mariano Rajoy, además de a las salas de reuniones que se encuentran en la llamada planta noble de la sede nacional que el PP tiene en la madrileña calle Génova, 13.

ANTES Y DESPUÉS. Cospedal con Monago en su nuevo despacho, y en el anterior antes de su remodelación ANTES Y DESPUÉS. Cospedal con Monago en su nuevo despacho, y en el anterior antes de su remodelació



Cospedal, “especialista” en interiorismo
“Dolores llevó todo el peso de la remodelación de la planta”, añaden las fuentes consultadas por este periódico, “nadie hacía nada sin su consentimiento y sin su aprobación”. Está claro,  Cospedal trabajó codo con codo con el arquitecto Gonzalo Urquijo, responsable del proyecto de remodelación de la sede popular entre 2005 y 2011, y cabeza visible del despacho de arquitectos Unifica, especialistas en interiorismo y que siguieron a pies juntillas las directrices minimalistas impuestas por la secretaria general del PP, que obligatoriamente tuvo que dar el visto bueno a las obras cuya facturación está siendo ahora investigada por el juez de la Audiencia Nacional, Pablo Ruz.

¿Quién autorizó el pago a Urquijo?
Obras que salieron por un pico millonario. Tanto que el titular del Juzgado Central de Instrucción nº 5 de la Audiencia Nacional ha detectado un descuadre contable notorio de 1,4 millones de euros abonados por el PP entre 2007 y 2009 y que, curiosamente, no aparecen reflejados en la facturación de Unifica, estudio de arquitectos preferido por Cospedal. De ahí que Pablo Ruz haya decidido imputar al arquitecto Gonzalo Urquijo al considerar que podría haber cobrado en negro el 30 por ciento del coste de la obra, según declaró el extesorero Luis Bárcenas (ver diligencias). ¿Pero quién autorizó el pago a Urquijo por la remodelación de la sede en esos años? ¿Cospedal? ¿Bárcenas? ¿Lapuerta?

“Firma tripartita”
Ya lo hemos contado alguna vez, pero viene a cuento recordar que durante esa época los pagos realizados por el PP nacional tenían gran parte de ellos la “firma tripartita” de la secretaria general, María Dolores Cospedal, del hoy presidiario, exsenador y extesorero, Luis Bárcenas, y de un tercer apoderado y predecesor de Bárcenas en el cargo, el actual ¿convaleciente? de una extraña dolencia, Álvaro Lapuerta. ELPLURAL.COM aportó en su momento la cuenta en el que los responsables de Génova abonaban parte de sus deudas (ver documento). 0075 0446 0600062947. Este es el número de la cuenta y extractos de movimiento que la Unidad Central de Delincuencia Económica y Fiscal de la Brigada de Blanqueo de Capitales de la Policía Nacional envío el 5 de febrero de 2010 al Tribunal Superior de Justicia de Madrid, atendiendo el requerimiento de la Sala de lo Civil y Penal y que ahora obra en poder del juez de la Audiencia Nacional, Pablo Ruz.

ANTES Y DESPUÉS. Rajoy en su antiguo despacho y en su nuevo espacio que no pisa desde 2012 ANTES Y DESPUÉS. Rajoy en su antiguo despacho y en su nuevo espacio que no pisa desde 2012



Las obras de la planta noble
Quién pagó, quién autorizó pagar supuestamente en “B” al estudio de arquitectos Unifica, esto forma parte del secreto del sumario de las diligencias previas que lleva a cabo el juez Ruz. Sin embargo, sabemos que María Dolores Cospedal llevó el peso de la remodelación de la citada planta noble que dio cabida a dos salas de reuniones, que ella misma decidió sacrificar algunos metros de su despacho y que toda “La Séptima” tiene su impronta por su gusto minimalista, incluido el espacio que Rajoy no habita desde diciembre de 2011, que también sucumbió a las directrices interioristas de la secretaria general, finalizan señalando las fuentes consultadas.