Está sucediendo en estas últimas fechas. Francisco Correa y alguno de sus abogados, según consta a ELPLURAL.COM, se han acercado a los letrados de las acusaciones particulares para intentar negociar con ellos ¿El acuerdo que buscan? Una posible rebaja de las peticiones de pena contra él, a cambio de algunas revelaciones que podrían ser espectaculares y que implicarían a terceros.

Correa no estaría sólo en la negociación
Según hemos podido comprobar, el acercamiento del 'capo' de la Gürtel y sus letrados se ha producido al menos con dos de las acusaciones. En uno de los casos incluso Correa ha realizado esta gestión no sólo a través de sus abogados, sino que también ha intervenido personalmente.



En principio, esas reuniones, que se han mantenido huyendo de la publicidad y que han tenido básicamente carácter de tanteo, aunque se ha hablado en ellas de algunas cosas concretas, afectarían exclusivamente a Francisco Correa. Pero sus representantes han insinuado a alguno de los letrados de las acusaciones que podrían sumarse a un posible acuerdo otros imputados. En concreto se ha hablado de Pablo Crespo y de Álvaro Pérez, 'el Bigotes'.

Imposible acuerdo con la fiscalía
La razón para este acercamiento del imputado a estos letrados resulta evidente. Se acerca la celebración de la vista y la situación penal de los acusados no tiene ningún viso de mejorar. Para Correa, Crespo y Pérez, por ejemplo, resultaría inviable un acuerdo como el que logró el constructor Alfonso García-Pozuelo, ex dueño de Hispánica, primer 'arrepentido' de la Gürtel, que admitió su culpabilidad y expresó su arrepentimiento. Algo que llevará incluido el pago de multas y devoluciones monetarias. Ni la situación penal, ni la económica, de los cabecillas de la trama, les permitiría un arreglo semejante al del constructor.

Ante esta situación desesperada, lo que ha sabido ELPLURAL.COM es que los defensores de Correa plantearían una petición a las defensas para tratar de encontrar una comunión de intereses, que implicaría por un lado una rebaja de dos grados en la pena solicitada, y que sería contestada por el imputado con la revelación de pruebas y datos hasta ahora no han sido usados y que llevarían a  la implicación de otras personas, en estos momentos no imputadas.

Incluso entre las partes se ha hablado de las posibles formas de concretar en hechos estas conversaciones. Sería a este protocolo al que se sumarían los otros procesados.

Difícil situación legal de Correa
La situación jurídica de Correa es muy compleja, lo que dificulta mucho la posibilidad de avanzar en esta línea. De hecho, por ejemplo, Juan Carlos Navarro y Francisco Miranda, este mismo miércoles anunciaban que dejaban de representar legalmente al 'cerebro' de la Gürtel, a quien habían defendido en los casos que se ven en Valencia. La razón que se ha dado para esta ruptura han sido "discrepancias en los planteamientos".

Sobre la repercusión que un entendimiento entre imputados y las acusaciones particulares tendría, es relativo, porque de ninguna manera vincularía a la fiscalía ni a los magistrados que juzguen el caso, pero no deja de ser importante. Sin duda las penas que pidan estas acusaciones, que suelen ser superiores incluso a las que piden los fiscales, podrían marcar el nivel de condena que estos acabaran por sufrir. La fiscalía no suele pedir penas mayores que las acusaciones privadas en un caso como éste.

Por otro lado, las propias acusaciones, según ha sabido ELPLURAL.COM, desconfían de la capacidad de Correa y los demás implicados en ayudar a cazar 'piezas de peso' que no hayan sido ya involucradas en la trama.

De hecho, entre las acusaciones se esperaba que  Correa diera un primer paso en estos días mostrando su 'buena voluntad' de cumplir su parte. Paso que no se ha producido, ya que en su comparecencia última mostró su voluntad de colaborar con el magistrado, pero no dio ningún detalle concreto.